El oficialismo buscará aprobar el proyecto de la Reforma Política

Mientras suma aliados en la centroizquierda, el kirchnerismo de la Cámara baja intentará obtener este martes el dictamen de comisión del proyecto, para sancionarlo un día después en el recinto y girarlo al Senado
El plenario de las comisiones de Asuntos Constitucionales, Justicia y Presupuesto y Hacienda, que preside Graciela Camaño, se reunirá por segunda vez desde el inicio del tratamiento del proyecto este martes a las 11:00 en el edificio del anexo de la Cámara de Diputados.

En ese marco, el Frente para la Victoria espera conseguir las firmas necesarias para obtener el despacho de comisión a la iniciativa que impulsa el Gobierno.

La estrategia oficial incluye obtener el dictamen de comisión el martes y luego bajar al recinto el miércoles, en lo que se espera será una sesión muy extensa.

El kirchnerismo se mantiene confiado en alcanzar el número para aprobar la ley, luego de haber aceptado la introducción de cambios en el texto original que envió la Casa Rosada al Congreso, con el objetivo de garantizarse el acompañamiento de varios referentes de la centroizquierda y del PJ disidente.

La letra que se reescribirá intentará reducir los requisitos que establece la ley para la permanencia de los partidos, uno de los principales reclamos de los espacio más pequeños.

Por ejemplo, se bajaría de 3 a 2 el porcentaje mínimo de votos válidos que una fuerza nacional debe alcanzar para mantenerse vigente.

También se modificará el artículo que fija al Ministerio del Interior como encargado de la realización de los comicios y el escrutinio definitivo, y se establecerá que además de la dirección de la cartera política habrá "un control de la Justicia electoral".

No obstante, no se tocará el esquema de financiación, el piso de afiliados y las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias. En el conteo de votos que estima el oficialismo se suman los legisladores propios, varios integrantes del Sí, del Encuentro Popular y Social, los dos legisladores de Tierra del Fuego, y -al menos- cuatro diputados del PJ disidente.

Incluso, algunos dirigentes del FpV se entusiasmaban con alcanzar el respaldo de algún diputado de origen radical.

La ley de reforma política es el último proyecto de importancia que resta tratar en la Cámara baja antes de la finalización del período de sesiones ordinarias, aunque podría haber otro debate el 25 de noviembre, para sacar otras normas atrasadas.

Comentá la nota