El oficialismo aceptó debatir los superpoderes y las retenciones

El oficialismo aceptó debatir los superpoderes y las retenciones
El kirchnerismo no quiso perder la iniciativa y también discutirá otros temas.
De pronto, y como en un paso de baile, el oficialismo y los bloques opositores pasaron de los duros cruces que caracterizaron la relación en la Cámara de Diputados, a un acuerdo para debatir proyectos que hasta ahora eran tabú para el Gobierno: la revisión de los superpoderes y una baja de las retenciones a los granos, además de la normalización del INDEC, la coparticipación del impuesto al cheque, la reforma del Consejo de la Magistratura y un ingreso universal a la niñez.

Este sorprendente giro sólo puede explicarse por una decisión del kirchnerismo para no perder la iniciativa tras la derrota electoral. Entre otras cosas, las urnas expresaron un reclamo a favor de darle aire al debate.

Esta voluntad dialoguista en el Congreso forma parte de la misma movida que anima al Gobierno y que se expresó ayer en la primera reunión entre los partidos políticos y el ministro del Interior, la cena reservada del martes en la Casa Rosada entre la Presidenta con la UIA y la CGT y el encuentro de hoy con la Mesa de Enlace agropecuaria.

La reunión en la que todos se fueron sonrientes y felices se realizó ayer a la mañana y transcurrió en el salón de honor de la Cámara baja. Los anfitriones fueron el presidente del Cuerpo, Eduardo Fellner, el jefe del bloque del PJ Agustín Rossi y la diputada Patricia Fadel.

En la larga mesa cubierta por un mantel blanco se sentaron representantes de 10 bloques parlamentarios: la UCR, el PRO, la Coalición Cívica, los socialistas y otros. No fueron invitados los monobloques, circunstancia que despertó el enojo de, por ejemplo, Silvia Vázquez, una aliada del Gobierno, quien denunció "discriminación".

Prolijo, como es su atuendo, el primero en llegar fue el macrista Federico Pinedo y enseguida lo siguió Oscar Aguad, de la UCR. Siempre apurados y pidiendo disculpas cerraron la fila Eduardo Macaluse, del SI, y Claudio Lozano.

Arrancó Fellner aclarando que el kirchnerismo estaba dispuesto a acordar un temario común, pero que para ello resultaba indispensable que la oposición dejara de lado acciones unilaterales, como la convocatoria de una sesión especial para tratar la rebaja de las retenciones que estaba llamada para el próximo miércoles 29.

Ante la sorpresiva disposición del oficialismo a considerar "todos los temas", los bloques que empujaban el debate por las retenciones (el PRO y el PJ disidente) decidieron levantar la sesión especial.

También quedó en suspenso la pelea opositora para imponer una agenda parlamentaria propia. La idea que sumó voluntades fue desensillar hasta que aclare, hasta ver si el kirchnerismo concreta en los hechos la buena voluntad puesta de manifiesto ayer.

El arreglo básico al que se arribó fue arrancar con asuntos en los que resulta más fácil acordar -por caso la Emergencia Agropecuaria-, o que en su defecto conviene debatir para ayudar a descomprimir la presión política, como es la eliminación de los superpoderes y establecer una nueva escala en las retenciones agropecuarias.

El oficialismo consiente la eliminación de los superpoderes, con la condición de otorgarle al Jefe de Gabinete la facultad de reasignar partidas que no excedan el 5 por ciento del Presupuesto, como el Gobierno de la Ciudad. En cuanto al reclamo opositor por una ley de asistencia universal a la niñez, el oficialismo opondrá con un proyecto propio que circunscribe el beneficio a los hijos de los trabajadores en negro.

En la reunión de ayer acordaron también poner en marcha la comisión bicameral para crear un Digesto que ponga orden en las leyes (son 1994) que facultaron al Poder Ejecutivo a cumplir determinados tipos de acciones. El 24 de agosto vencen estas facultades delegadas. La oposición quiere conceder seis meses de plazo, el oficialismo pidió ayer un año para darle tiempo a que se expida la bicameral.

Al final de la reunión el peronista disidente Enrique Thomas pidió incluir la reformulación del INDEC, tema que irá a la cola, igual que la reforma al Consejo de la Magistratura (el PJ acepta cambios en la composición, pero sin que tengan mayoría los jueces) y la Ley del impuesto al Cheque, que se discutirá junto con el Presupuesto 2010.

Comentá la nota