Oficial: Ya suman 130 casos de dengue.

Sobre un total de 218 análisis efectuados a personas con sospechas de haber contraído dengue, se confirmaron 130 casos positivos y 88 negativos. Del total de positivos, 80 pertenecen a distintos barrios de la capital.
El Ministerio de Salud informó que sobre un total de 218 análisis efectuados a personas con sospechas de haber contraído dengue, se confirmaron 130 casos positivos y 88 negativos. Del total de positivos, 80 pertenecen a distintos barrios de la capital, como Juan Facundo Quiroga, Schincal, Yacampis, Alto Cardonal, Juan Melis, Centro, Alunai, Infantería, San Martín, Mis Montañas, Hábitat, Antártida y Evita, entre otros.

Los 50 restantes se distribuyen en los casos detectados en Aimogasta, Chamical, Olta, Chilecito, Vichigasta (donde además hay 9 en estudio) y Famatina.

En una visión más amplia y desde la perspectiva del laboratorio que representa, el especialista cubano en bacteriología, Pedro Acosta Dueñas, director de Labiofam, empresa a la que la provincia adquirió los biolarvicidas para profundizar las acciones de prevención contra el Dengue, hizo hincapié en que "el grupo empresarial tiene desarrollado un trabajo internacional con estos dos productos".

Graficó que estuvieron en muchos países de América; en Brasil, en parte del Amazonas con el tema de la Malaria. En Bolivia, Perú, Venezuela; en países de África como Angola, Nigeria, Ghana; y en Europa, en España. Estos países solicitaron la utilización de estos larvicidas, destacando en todos los casos la inocuidad de este tipo de químicos para el hombre y para los animales.

En este sentido, Dueñas detalló que "vale decir que son productos que no afectan la salud humana" y explicó que con muchos productos químicos lamentablemente estamos dañando todo el ecosistema y creamos nocividad para el ambiente incluido el ser humano".

En relación al funcionamiento específico del larvicida, el veterinario sostuvo que "el biolarvicida como tal lo dice, afecta la larva del mosquito. Su función fundamental es que las esporas, es decir las toxinas que producen estas bacterias, porque son dos bacterias: el Bactivec y el Griselesf, con productos de distintas cepas específicas y sus esporas toxigénicas de estos microorganismos, son ingeridas por las larvas del mosquito. Una vez que llegan al tubo digestivo del mismo, provocan una reacción de parálisis de la larva y por consiguiente la muerte".

Al ser consultado sobre la amplitud y el espectro de acción de este larvicida, manifestó que "si lo aplicamos como es y si todos unimos las fuerzas y se trabaja en conjunto, podemos llegar a disminuir los casos y podemos llegar a controlarlo".

En este marco, aseguró que "la experiencia cubana ha sido muy buena en esto, en el control del Dengue y la Malaria con los biolarvicidas y se ha reducido enormemente el grado de infectados". "Hay países que se han logrado reducciones de un 40 hasta un 60 por ciento estas enfermedades", concluyó el médico.

Comentá la nota