Dos ofertas para reacondicionar las defensas de la Costanera Oeste

El presupuesto oficial asciende a la suma de 1.798.083,29 pesos. Los trabajos apuntan a proteger el sistema de tablestacado instalado en la laguna Setúbal.

El gobierno de la provincia realizó hoy la apertura de propuestas de la licitación de la obra de protección del tablestacado de la Costanera Oeste de la ciudad de Santa Fe, sistema de defensas que sufre cotidianamente los efectos de la erosión provocada por las aguas de la laguna Setúbal.

En la oportunidad se presentaron dos empresas: Coemyc SA, que cotizó los trabajos en 2.094.357,20 pesos; y Cimat SA, que ofertó 2.248.238,53 pesos. El presupuesto oficial de la obra asciende a la suma de 1.798.083,29 pesos, previéndose un plazo de ejecución de 5 meses a partir de la firma del

contrato.

El acto, que se llevó a cabo en la sede del Ministerio de Aguas, Servicios Públicos y Medio Ambiente, fue presidido por el subsecretario de Administración, Jorge Müller; el director de Asuntos Jurídicos, Gerardo

Galimberti; el subdirector de Protección Urbana Contra Inundaciones, Ricardo Giacosa; y el director General de Despacho, Marcos Rivas.

En la oportunidad, Müller señaló que además de reacondicionar el sistema de defensas de la ciudad capital, "la obra tiene como objetivo preservar uno de los paseos más bellos de la provincia".

Los trabajos licitados incluyen el restablecimiento de la protección catódica del tablestacado metálico. El tablestacado es una estructura de acero que se entierra sobre el suelo -formando una especie de muralla- para protección contra riesgos de deslizamientos e inundaciones. La protección catódica es un método electroquímico que se aplica para evitar la corrosión.

ANTECEDENTES

Los trabajos de reconstrucción de la avenida de los 7 Jefes comenzaron en 1995 y finalizaron en 2000. La obra actual tiene una longitud de 1.436 metros y se extiende desde el Puente Colgante hasta 200 metros al norte de los pilares del ex puente ferroviario.

Dentro de las obras de defensa y en la zona de mayores profundidades de la laguna se ejecutó un sistema de defensas formado por tablestacas metálicas de entre los 18 y los 21 metros, que fueron hincadas en el tramo que va desde calle Maipú hasta Pedro Centeno.

Con el objeto de asegurar la durabilidad del tablestacado contra los efectos de la corrosión, se implementó un sistema de protección catódica para ambas caras, enterradas y sumergidas, complementadas con pinturas tipo epoxi sobre la cara expuesta al aire.

El sistema de protección catódica está compuesto por cinco estaciones de energía; cada unidad posee un equipo rectificador de corriente de alimentación trifásica 3x380 V y salida de corriente continua 20 V-100ª, un dispensor profundo con veinte electrodos ubicados en una perforación de 90 metros de profundidad y una conexión catódica al tablestacado.

Las unidades están separadas en aproximadamente 120 metros entre sí, ubicadas sobre el cantero central de la avenida 7 Jefes y cada conjunto rectificador - dispensor está situado a una distancia de 50 metros de las tablestacas. La protección catódica se logra por la circulación de una corriente eléctrica continua entregada por equipos rectificadores de una magnitud tal que permita al acero del tablestacado alcanzar un potencial que no permita la corrosión a valores mensurables.

Actualmente, de las cinco estaciones de energía que posee el sistema, dos están fuera de servicio debido a la rotura de los cuerpos anódicos, y se estima que lo mismo puede ocurrir en el corto plazo con las restantes debido a los efectos corrosivos de las aguas de la laguna Setúbal.

LOS TRABAJOS

Por este motivo resulta necesario restablecer el sistema de protección catódica por corriente impresa del tablestacado metálico de defensa costera de la avenida de los 7 Jefes.

A tal fin, se realizarán tareas que involucran la realización, en cada estación, de una nueva perforación por sistema rotativo en 12" y 8", próxima a la actualmente agotada, hasta 90 metros de profundidad; provisión y colocación de ánodos MMO (Mixed Metal Oxide), con su correspondiente conductores, que serán conectados a la bornera existente en la fuente de energía de cada estación rectificadora de corriente continua; y provisión y colocación de coque de petróleo para el relleno de la perforación una vez instalados los ánodos.

Comentá la nota