Las ofertas en las grandes cadenas retraen las ventas en los almacenes

Las ofertas en las grandes cadenas retraen las ventas en los almacenes
Según datos del Centro de Almaceneros de Mendoza en los últimos tres meses la caída es entre el 25 y el 30 por ciento. Para la CAME el uso de la tarjeta de crédito volvió a prevalecer como medio de pago.
Los últimos 3 meses no fueron buenos para las ventas en los almacenes minoristas de Mendoza, ya que según indica el Centro de Almaceneros de Mendoza éstas se redujeron entre un 25% y un 30% respecto al mismo lapso del año anterior.

No sólo el menor poder adquisitivo de la población influyó en la menor facturación, sino que las promociones y ofertas que realizan las grandes cadenas también le jugaron en contra a los comercios barriales, sostuvo un informe de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

"A la gente no le alcanza la plata para realizar las compras que realizaba hace unos meses atrás", destacó con mucha preocupación Juan Carlos Nieto, gerente del Centro de Almaceneros de Mendoza (con 350 comercios adheridos), cuando hizo alusión a una caída en las ventas totales que ronda entre el 25% y 30% en los últimos 3 meses con respecto al mismo período del año anterior.

Es claro que los alimentos y bebidas son indispensables para la vida de la población, y por este motivo es que son los últimos gastos que se retraen cuando la crisis golpea la billetera del consumidor.

Según la CAME a nivel nacional (incluye a Mendoza) las ventas minoristas de estos productos ha sido uno de los segmentos que menos se ha retraído en los últimos meses: en términos de unidades vendidas, en febrero de 2009 éste rubro retrocedió un 5% respecto al mismo mes de 2008, mientras que en enero y diciembre se mantuvieron sin cambios.

A pesar de la caída en las ventas, está situación no ha sido suficiente como para provocar el cierre de almacenes que estén adheridos al Centro de Almaceneros, sostuvo Nieto.

En sintonía con el comerciante, desde la consultora Evaluecon su director José Vargas que releva mensualmente las unidades vendidas en los almacenes y comercios minoristas, como en los supermercados de Mendoza, agregó que "en el último bimestre (enero y febrero de 2009) el nivel de consumo con respecto al rubro de alimentos y bebidas se redujo en un 23% en toda la provincia, dato que contrasta notablemente con el del primer bimestre de 2008 que registró un aumento del 33%".

Lo cierto es que con inflación incluida la facturación en la venta de alimentos, bebidas, y otros productos de los almacenes minoristas locales cae, lo que no sucede con los supermercados, que corren con mejor suerte en donde el aumento de precios ha contribuido a mantener sin variaciones las ventas nominales en los últimos meses, indican referentes locales.

En este sentido, Fernando Olguín del área de Publicidad del supermercado Átomo de Mendoza, resaltó que "la venta total de productos alimenticios no se han retraído por los efectos de la crisis, ya que son iguales ó mayores a la de hace un año".

Los almacenes perjudicados

Es claro que la crisis no pasó y por tanto que el público sigue mostrando mucha prudencia al momento de decidir sus gastos, inclusive en los productos de consumo indispensable. En consecuencia, el consumidor busca ofertas a la hora de comprar, como así también tiende a adquirir productos de segundas marcas que son más económicos.

A propósito y según indica el informe mensual de la CAME, en febrero el público ha evitado embarcarse en gastos importantes y sólo ha accedido cuando aparecían promociones que lo justificaran. Como la mayoría de esas ofertas se encontraban en grandes cadenas, el estudio indica que este factor ha deteriorado aún más la situación de los comercios más chicos, que son golpeados desde diciembre por el desplazamiento de ventas hacia esas bocas de expendio.

A pesar de esto, Nieto sostuvo que "los comercios adheridos realizamos dos veces al mes ofertas importantes con precios competitivos a los de los supermercados con productos de calidad". Además el gerente del Centro de Almaceneros de Mendoza, refiriéndose a las grandes cadenas, agregó: "Tenemos la ventaja de poder fiar".

Sin embargo, desde la CAME se advirtió que el crédito ha vuelto a prevalecer como medio de pago en febrero, con una característica típica de épocas con restricciones, donde se utiliza el uso de dos o tres tarjetas para una misma compra.

Comentá la nota