Ofertarían una suma fija a los trabajadores estatales.

El gobernador José Alperovich dijo que hoy se elevará una propuesta a los gremios del sector, exceptuando a los docentes. Habló de la magnitud de la crisis y la necesidad de cuidar el empleo.
Suma fija, un porcentual sobre el bruto y blanqueo de las sumas en negro, son los tres tópicos que mandan en la negociación salarial que llevan adelante el gobierno provincial y los gremios estatales. Hoy habrá definiciones al respecto, ya que según adelantó en la mañana de ayer el gobernador José Alperovich, el Poder Ejecutivo hará llegar la oferta oficial a los representantes sindicales.

En las últimas jornadas, ya que con la presencial del primer mandatario luego de su viaje a Miami, los ministros Edmundo Jiménez (Gobierno y Justicia y encargado de los contactos) y Jorge Jiménez (Economía) terminaron de pulir los detalles finos del acuerdo que pondrán a consideración de los agentes públicos.

Los sindicatos manifestaron de manera pública sus pedidos, que no son otros que aumentos de entre el 20 y el 30 por ciento. El propio Alperovich como así también Jorge Jiménez, quien la semana pasada se mostró más locuaz de la habitual, se encargaron de enfriar las expectativas con argumentos similares: el enorme impacto que tendrá la crisis financiera internacional en la economía real de los argentinos y los tucumanos.

"Le recomiendo a todos los tucumanos que cuiden sus empleos porque la crisis va para largo. Me preocupa que se profundice la desocupación", explicó Alperovich desde las flamantes instalaciones de call center Atento.

El gobernador insistió en que la provincia respetará las pautas salariales que marque la Nación, con lo cual la sume que se ponga a consideración será a cuenta. Una de las alternativas que se barajaban en la Casa de Gobierno es otorgar una suma fija de entre 300 y 500 pesos, sumados al préstamo de 500 pesos que estará disponible a partir de marzo para devolver en tres cuotas con un costo de 10 pesos más IVA por cada una. También se lanzó a correr la hipótesis de un aumento de entre el 10 y el 15 por ciento, aunque con mucha menor fuerza.

Los sindicalistas ya aceptaron a fines del año pasado una propuesta similar respecto de la suma fija, y todo indica que actualmente tienen aún menos margen de maniobra para forzar otra salida ante la magnitud del abismo sobre el cual está parada la actividad económica, jaqueada por la caída de los recursos por coparticipación federal (30 millones de pesos sólo en enero según dijo Alperovich) y un brusco descenso en el consumo, que impacta en la recaudación local.

"Le pido a la oposición y a los gremios que nos sentemos a dialogar y trabajemos en conjunto para tratar de que la gente sienta el menor castigo posible", sentenció Alperovich dejando en claro que el aumento no será considerable.

Comentá la nota