“La oferta universitaria es caótica”

El nuevo presidente del CIN, elegido esta semana, asegura que es necesario coordinar a nivel regional el trabajo académico de las casas de estudios, para evitar superposiciones. Dice que la futura Ley de Educación Superior debe ser “conceptual y no reglamentarista”.
“Es necesario coordinar la oferta académica”, dice Darío Maiorana, recién elegido como nuevo presidente del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), el cuerpo que reúne a los rectores de todas las casas de estudios. Maiorana, rector de la Universidad Nacional de Rosario, asegura que, al fracasar los organismos de coordinación regional, las instituciones superponen sus carreras. Por eso, plantea que el CIN buscará profundizar “una idea más consistente de sistema nacional de educación superior e ir abandonando esta idea de que las universidades están aisladas, cada una en su sitio y sobreviviendo como pueden”. Mientras la discusión sobre una nueva Ley de Educación Superior continúa relegada en el Congreso, Maiorana destaca en esta entrevista que los rectores promueven “una ley conceptual y no reglamentarista”.

–¿Avanza el proyecto de Ley de Educación Superior en el Congreso?

–En reuniones con diputados y senadores que están trabajando en el proyecto de ley manifestamos que debía ser una ley conceptual, no reglamentarista y que deje a las universidades en el ejercicio de su autonomía plantear las cuestiones particulares en sus estatutos. Así se definió en el documento de Vaquerías que elaboró el CIN en 2007. Fundamentalmente, después de una década de vigencia de la ley actual, hay que analizar el funcionamiento de los Consejos Regionales de Planificación de la Educación Superior (Cepres), que no funcionaron como deberían. Una de las problemáticas fundamentales que tenemos como sistema es la territorialización. Es decir, la oferta de educación superior en todo el país es caótica, no está administrada por los Cepres, por lo que las universidades se superponen. Es necesario coordinar la oferta académica.

–El financiamiento del sistema de educación superior es siempre una de las preocupaciones principales del CIN. ¿Cuál es la situación actual?

–Hay que reconocer que el Parlamento nacional ha hecho un esfuerzo muy grande para aumentar el presupuesto universitario en los últimos años y también es cierto que buena parte de esos recursos se emplea en los aumentos salariales. Reconocemos el esfuerzo del Congreso, que es el esfuerzo del pueblo argentino, pero creemos que hay que avanzar en el financiamiento de las actividades propias de la universidad, que son la investigación, la formación, la extensión, etc. Vamos a continuar haciendo planteos porque hace falta mayor inversión en programas e infraestructura.

–¿Cuáles son los problemas centrales del sistema universitario en la actualidad?

–Debemos hacer un profundo análisis y replantearnos algunas políticas propias, fundamentalmente las que tienen que ver con la extensión. Tenemos que profundizar esas políticas para incrementar la relación con la región en la que está inmersa cada universidad. Un ejemplo de ello es la gran cantidad de universidades que sostienen el sistema público de salud de nuestras regiones. Tenemos que profundizar la existencia de la universidad en la sociedad.

–En el plenario del CIN de esta semana, la Secretaría de Medio Ambiente convocó a las universidades a participar en su área.

–Esta es una práctica que vamos a reproducir en el futuro, el hecho de tener contacto con funcionarios del Estado para potenciar el trabajo de la universidad con las distintas áreas. (El secretario Homero) Bibiloni solicitó a las universidades que nos asociáramos con la secretaría para ofrecer recursos humanos capacitados para distintas problemáticas ambientales del país, así como para participar en distintos proyectos que va a implementar a nivel ambiental.

–En el plenario se aprobó también la creación del Programa Estratégico de Investigación y Desarrollo (PEID). ¿De qué se trata?

–El sentido del PEID es desarrollar los lineamientos generales para determinar las áreas de vacancia académica, que son aquellas que no tienen cobertura de investigación porque las universidades pueden carecer de recursos humanos o infraestructura para su desarrollo. A partir de allí la idea es impulsar una política cooperativa, donde construyamos redes, y para esto es importante asociarnos con los gobiernos locales y municipales. Y generar capacitación en el caso de que no hubiese recursos humanos aptos, además de cooperar en el intercambio para que aquellas universidades que no tengan titulaciones en áreas estratégicas obtengan de otras casas de estudio lo que precisen.

Comentá la nota