Oferta de Netanyahu a Livni.

Pidió a la líder opositora unirse al gobierno; un rechazo podría dividir el partido Kadima.
En un paso que acrecentaría los esfuerzos para reanudar las negociaciones con los palestinos, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu pidió a la líder opositora moderada Tzipi Livni que se una a su gobierno.

La propuesta, presentada después de una reunión del gabinete, surgió en medio de informes de que Netanyahu trataba de persuadir a los legisladores del partido Kadima, de Livni, para que rompieran con ese grupo político y se unieran al Likud.

Ayer legisladores del Kadima (centro) anunciaron que se adherirían al Likud si su líder rechazaba la oferta, por lo que la propuesta de Netanyahu podría derivar en la división de la principal fuerza política opositora.

"No estoy cerrando la puerta", dijo Livni. Añadió que, antes de dar una respuesta, quiere analizar cuán lejos está Netanyahu dispuesto a avanzar en las negociaciones con los palestinos.

Sin embargo, afirmó que no formará parte de una maniobra para dividir el Kadima y, a comienzos de esta semana, acusó a Netanyahu de tratar de fragmentar a su partido mediante ofertas a sus legisladores.

Livni, una ex canciller que fue también la negociadora principal con los palestinos durante el gobierno anterior, encabezado por Ehud Olmert, se negó en marzo a unirse al gobierno conservador de Netanyahu, porque en aquel momento, el primer ministro no se mostró dispuesto a aceptar la noción de un Estado palestino.

Después, Netanyahu respaldó la idea, aunque con reinvidicaciones rechazadas por los palestinos, como el hecho de que continúe el control israelí sobre Jerusalén oriental. Los palestinos reclaman esa zona como la capital de su futuro Estado.

Los asentamientos

Netanyahu anunció también recientemente una reducción de las obras de construcción de asentamientos en Cisjordania, lo que indignó a los colonos judíos, que representan un grupo importante de simpatizantes de su gobierno.

Ayer el diario Haaretz citó a Netanyahu, que dijo que si no podía convencer a Livni para que se le uniera "sumaría por lo menos una parte del Kadima".

La presencia del Kadima en la coalición podría ayudar a que los palestinos reanuden las negociaciones. Hasta ahora se han negado a hacerlo, ante la desconfianza sobre las intenciones auténticas de Netanyahu y por considerar que la reducción en la construcción de asentamientos ha sido sólo parcial y no ha incluido el oriente de Jerusalén. También ayudaría a diluir el poder de los partidos de línea dura que actualmente dominan la coalición israelí de gobierno, lo que sería bien recibido por la comunidad internacional.

La coalición de gobierno ampliada también le daría a Netanyahu un respaldo adicional mientras decide qué hacer respecto de las ambiciones nucleares iraníes. Israel afirma que Irán está desarrollando una bomba nuclear y no ha descartado un ataque militar para evitarlo.

Comentá la nota