Cae la oferta alimentaria global y hay más de mil millones de hambrientos

La producción de cereales en América Latina caerá 13,6% durante 2009 y afectará aún más a las 53 millones de personas que sufrirán subnutrición en la región, según estimaciones de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, FAO. Mientras en 2008 la oferta mundial respondió de forma satisfactoria a los altos precios, incluso alcanzando un nivel récord, este año se espera que la producción mundial de cereales decrezca 3,4%, ubicándose en 2.208 millones de toneladas.
Este será el resultado de la disminución en las plantaciones, principalmente de trigo, y la caída de la productividad.

"La reducción de la producción de cereales de la región responde principalmente a las drásticas bajas en la producción de maíz y los modestos pronósticos de plantación de trigo en Suramérica", afirmó en Chile el representante regional de FAO, José Graziano.

En particular, dijo, la sequía y las bajas temperaturas que han venido experimentándose en Argentina, hacen prever que la plantación de trigo se reduzca alrededor de 30% respecto al año pasado, para así alcanzar su nivel más bajo en cien años.

Graziano confirmó las estimaciones que apuntan a que más de 1.000 millones de personas en todo el mundo serán víctima de hambre hacia fines de 2009, como consecuencia de los elevados precios de los alimentos y las dificultades económicas observadas en el último año.

En América Latina, precisó, se prevé que la población con hambre alcance a 53 millones, "significa la erosión total de casi 20 años de progresos en el combate al hambre en la región".

"Tardamos 25 años en recuperarnos de la crisis de los '80, esperamos que esta recuperación sea más rápida porque compromete a toda una generación", añadió el funcionario.

El análisis de FAO consignó un hecho favorable: la reducción de precios internacionales de los commodities alimentarios comenzó a traducirse en una disminución paulatina de la inflación.

Comentá la nota