Ofensiva de Moyano para que el Gobierno le devuelva la caja de la APE

El Gobierno buscará definir desde hoy el futuro de la Administración de Programas Especiales (APE), el organismo que reparte unos $ 1.000 millones anuales entre las obras sociales para la financiar tratamientos de alta complejidad, en medio de la renovada ofensiva del jefe de la CGT, Hugo Moyano, quien presiona por recuperar el control de esa millonaria caja luego de que la semana pasada fue desplazado Hugo Sola, su hombre de confianza en la estratégica entidad.
La discusión dentro del Ejecutivo por el futuro de la APE es comandada por el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, quien mantuvo diversas conversaciones con el ministro de Salud, Juan Manzur, para evaluar eventuales candidatos a suceder a Sola y hasta la alternativa de que las funciones del organismo sean absorbidas por la Superintendencia de Salud. Para hoy, además, está previsto que ambos funcionarios conversen el tema con la presidenta Cristina Fernández, después de que quedó en suspenso el encuentro inicialmente pautado para el viernes pasado.

La pretensión del Manzur es avanzar en una solución que reúna el consenso de todos los sectores gremiales de la CGT y evitar sospechas sobre la distribución de los fondos del organismo, en especial después de que el despido de Sola estuvo rodeado de versiones sobre supuestas irregularidades en la manejo de esos recursos y se concretó apenas un día antes del allanamiento realizado en la APE por el juez Norberto Oyarbide en busca de pruebas en el marco de la causa por la denominada mafia de medicamentos truchos.

Sin embargo, los planes del ministro chocan de lleno con la aspiración de Moyano de retener el control de la estratégica dependencia. Al respecto, en las últimas horas trascendió que el jefe de la CGT acercó a la Casa Rosada el nombre de su candidato para suceder a Sola en la APE: se trata de Oscar D‘Onofrio, el director médico de la obra social de Camioneros, a quien Moyano postuló en varias oportunidades para ocupar la titularidad de ese organismo.

La pretensión del camionero también llegó a oídos de sus adversarios dentro de la CGT, los grupos de los "gordos" e "independientes", que desde el desplazamiento de Sola reclamaron la designación de un figura independiente al frente de la APE, para transparentar la distribución de los millonarios fondos a las obras sociales sindicales. "No sirve si no hay un cambio profundo, porque toda la estructura del organismo esta comprometida y sospechada", fue el mensaje que los gremios críticos a Moyano hicieron llegar a Manzur, junto con un informe en el que advirtieron que durante los últimos meses recibieron apenas el 30% de los reintegros comprometidos por la APE por tratamientos médicos pagados por las obras sociales. "Hay obras sociales que tienen frenados reintegros por $ 100 millones, otras por $ 50 o $ 20 millones, mientras otros gremios aliados de Moyano cobraron al día", se quejó uno de los dirigentes distanciados del camionero.

Fuentes gubernamentales indicaron que, a raíz de la disputa sindical, una opción sería avanzar con el traspaso de funciones de la APE a la Súper de Salud, pero admitieron que esa solución está atada a un apoyo de Moyano, que evite cualquier situación de distanciamiento con el matrimonio Kirchner.

Comentá la nota