"Es una ofensa al peronismo"

El vicegobernador Alberto Balestrini salió al cruce del presidente de la Sociedad Rural, quien dijo que "cuando quieran hacer asumir a Eva se van a dar cuenta de que está muerta y que es Nacha disfrazada". También le respondió Néstor Kirchner.
La Sociedad Rural Argentina no sabía cómo detener anoche la bola de nieve que se armó a partir de una nueva declaración del ganadero Hugo Biolca-tti. En este caso se trató de una frase que el titular de la entidad lanzó en la exposición agropecuaria de Mercoláctea, que desató la carcajada del público: "Cuando quieran hacer asumir a Eva se van a dar cuenta de que está muerta y que es Nacha disfrazada". A su lado estaban Carlos Reutemann y Juan Schiaretti, pero ninguno de los dos le reprochó nada. La respuesta llegó de parte de otros dirigentes peronistas y Néstor Kirchner le salió al cruce en el lanzamiento de su campaña en el Teatro Argentino de La Plata y pidió un aplauso de desagravio a la memoria de Eva por la "agresión inconcebible" de Biolcatti.

Mercoláctea es una exposición que reúne a toda la industria lechera una vez al año en la localidad cordobesa de San Francisco. Normalmente se congregan ahí todos los productores del país, pero esta vez estuvieron además el gobernador de Córdoba y el ex gobernador santafesino. Ya el domingo pasado la Mesa de Enlace había estado representada por Carlos Garetto, de la poderosa Confederaciones Rurales Argentinas (CRA).

Una vez arriba del escenario, Biolcatti abrió el acto con una descarga de misiles políticos. "La seca nos mata –dijo–, el Gobierno nos ahoga." En ese espacio, criticó las candidaturas testimoniales y lanzó su metáfora de Eva Perón.

"Sus postulaciones son una trampa", dijo. "Igual que en el caso de Eva Perón y que no puede asumir porque está muerta. Cuando la quieran hacer asumir, se van a dar cuenta de que es Nacha Guevara disfrazada."

Hubo algunas carcajadas. Y silencio de los dos referentes peronistas colocados en el palco sobre quienes ayer también llovieron algunos sundazos críticos de parte de sus compañeros.

Una de los primeros críticos fue el vicegobernador bonaerense, Alberto Balestrini. "Ofende la historia del peronismo en particular y de la Nación en general", dijo. Y pidió a la Sociedad Rural y a la Mesa de Enlace que "le hagan cerrar la boca como corresponde, más allá de las diferencias que mantengan con las políticas que se llevan a cabo desde el Gobierno". En ese contexto, Balestrini enlazó la frase con aquellos torrentes de críticas que recibió el ganadero después de su conversación con Mariano Grondona, en la cual se alentaron mutuamente a esperar que Julio Cobos asumiera la presidencia después del 28 de junio. Sin mencionarlo, Balestrini atribuyó la frase a la "formación reaccionaria" del ganadero, una formación que, dijo, "evidentemente mamó" durante "los procesos dictatoriales más sangrientos" del país. En ese tono criticó a Reutemann y a Schiaretti por "no haber manifestado el repudio" ante la frase.

En la Sociedad Rural las repercusiones de otro de los desajustes del empresario ganadero desordenaron el desarrollo de las actividades del día. A la noche aseguraban que Biolcatti no había dicho lo que dijo y que la frase había sido sacada de contexto y potenciada por la campaña electoral. Biolcatti estuvo inhallable. Pasó la tarde en Mar del Plata, donde los cuatro referentes de las patronales del campo se dieron cita para hablar sobre el trigo, también en medio de la campaña electoral. Biolcatti tuvo su celular semidesconectado y nadie podía advertirle que lo del domingo se estaba trasformando en otra endemoniada campaña del infierno.

Mientras Kirchner sumaba candor a la crítica desde el Teatro Argentino (ver páginas 4-5), los ruralistas consensuaban una explicación de "conciliación", según dijeron para salir del paso. "En ningún momento se quiso ofender la memoria de Eva Perón –dijo una fuente–. Existe plena conciencia de lo que representa su figura para el peronismo. En todo caso, se quiso poner en evidencia el engaño que se esconde detrás de las candidaturas testimoniales. Es indudable que las palabras del presidente de la entidad fueron deliberadamente malinterpretadas por quienes se sintieron aludidos en su carácter de candidatos testimoniales. Pero si alguien, más allá de ellos, se sintió ofendido, está claro que la intención no era agraviar las íntimas convicciones de nadie."

Comentá la nota