Una odalisca le costó el puesto al director del Pami

La bailarina animó la fiesta de fin año de la agencia. El médico despedido atribuye el hecho a una maniobra por haberse "metido con corruptos"
La conducción del Pami desplazó al director de la delegación IX, en Rosario, al responsabilizarlo por el brindis de despedida de año que se realizó el 29 de diciembre pasado al mediodía, en la sede local de la obra social, en San Lorenzo 926. El problema, según los que decidieron echar al funcionario, fue que en la reunión bailó una odalisca, y alguien tomó la imagen con un teléfono celular y lo hizo publicar en el sitio web del diario La Capital . Allí se informó que mientras la odalisca bailaba, el Pami había dejado de atender a los jubilados por orden del director.

El funcionario en cuestión es el ginecólogo Eduardo Elizalde, ex subdirector del Hospital Provincial y allegado al diputado Agustín Rossi. Opina que eso fue una maniobra proveniente del gremio UPCN y que le ocurrió por haberse "metido con corruptos".

La carta que una tal Marta Pérez había enviado a La Capital con la foto del brindis decía: "El director Eduardo Elizalde, con dinero de los jubilados, realizó una fiesta bacanal con sándwiches, pizza, champán y odaliscas con motivo del fin de año. Obligó al personal a participar de la celebración dejando sin atención a cientos de jubilados que esperaban realizar trámites. Así, ordenó a los empleados de vigilancia no dejar pasar a los abuelos a los pisos superiores".

Este jueves, la dirección nacional del Pami "resolvió intervenir por 90 días la Unidad de Gestión Local Rosario hasta que se sustancie la investigación sumaria iniciada por los hechos ocurridos en esa dependencia el pasado mes de diciembre". Elizalde fue corrido y en su lugar designaron a Máximo Zacarías.

En su descargo, Elizalde aseguró: "Esa foto la tomó la delegada de UPCN nacional Soledad Recio con su celular y todo lo que se denunció por internet es falaz. Ese día no se dejó de atender a los jubilados, el brindis se realizó con donaciones, así que la obra social no gastó un peso y la bailarina pertenece al Club Libanés; un espectáculo absolutamente gratuito. Pero bueno, soy honesto y pago por haberme metido con corruptos. Desde el primer día sufrí presiones de UPCN nacional. Luché por los médicos de cabecera, porque las clínicas y sanatorios dejaran de jugar con la salud de los jubilados, pero evidentemente tocar intereses tiene su precio", dijo.

Comentá la nota