En un mes ocuparán sus bancas Entre la política y la gente, los electos se preparan para asumir

Como llegan Walter Roldán, Liliana Alfaya, por el zuccarismo, y Noemí Barrio y Gustavo Trindade, por Unión Pro. Los dos primeros apuestan a trasladar su trabajo comunitario al legislativo. Los opositores, en cambio, van por la unidad interna y algunos prometen judicializar la labor parlamentaria.
Entre la política, desconocida para algunos, y la gente. Entre los actos partidarios y las recorridas por los barrios. Así han transitado hasta acá la mayoría de los concejales electos, tanto del oficialismo como de la oposición, que el 10 de diciembre renovarán la mitad del deliberativo y plantarán un nuevo tablero político local.

Oficialistas, por el "compromiso comunitario"

Walter Roldán, ex presidente de Rotary Club de Pilar, electo por la lista del oficialismo, transita el camino hasta el 10 de diciembre, asegura, de la única manera que sabe: "trabajando con la gente, escuchando sus inquietudes y siendo un intermediario muchas veces entre sus problemas y las autoridades o sectores que tienen que resolverlos".

Roldán es uno de los pocos electos que ha concurrido casi a la mayoría de las sesiones del Concejo, además también de participar de algunas comisiones.

"He estado viendo como es el manejo de una sesión, o el tratamiento de los expedientes, porque todo esto era nuevo para mí, pero tengo ganas de arrancar la parte formal, porque ya me siento concejal desde las elecciones, cuando el ciudadano votó y confió en mí. Desde hace 15 años que trato humildemente estar cerca de la gente, con comedores o instituciones, además de interceder entre vecinos y el Ejecutivo o empresas de servicios públicos", destacó Roldán en diálogo con Pilar de Todos.

Si bien Roldán ocupó el 5to. lugar en la nómina del oficialismo, su figura despierta tanta atención como la de un cabeza de lista (de hecho sonó fuerte para ocupar ese lugar, pero testimoniales de por medio y algunas quejas de la militancia Z lo relegaron a ese lugar).

Por lo pronto, mientras muchos se preguntan hasta dónde llegará y cuáles son las intenciones políticas de Roldán (es la primera vez que incurre en un cargo público, aunque cuenta con una dilatada trayectoria en instituciones intermedias), el contador se dedica a recorrer barrios y tomar "de primera mano" las inquietudes de la gente.

"Problemáticas hay de todo tipo e índole, y para esa persona su problema es importante. Seguridad, educación o calles, son algunas de las que me nombran. Se ha hecho mucho, pero queda mucho por hacer, si es que queremos superarnos", sostuvo Roldán.

Otros de los nombres con los que Zúccaro buscó "despolitizar" a la lista y hacerla "más vecinalista", es el de la médica de Del Viso Liliana Alfaya, presidenta del Foro de Seguridad de Del Viso, quien se ha caracterizado por un fuete tono de crítica hacia las autoridades policiales o del Ministerio de Seguridad, cuando de reclamos se trataba.

La idea de Alfaya, quien ocupó el 4to lugar en la lista, es la de "aportar, enriquecer y llegar con soluciones a la gente", una combinación que, entiende, constituye "un gran desafío".

"Yo escucho muchos problemas de la gente, con esta situación rara de estar electo 6 meses antes, informarnos al mismo tiempo y poder llegar con soluciones. Espero que el nuevo Concejo pueda no perder nunca cuáles son las necesidades de la gente. En Del Viso tenemos mucho por hacer, estado de las calles, mejores servicios, un centro que esté acorde a otras localidades, es decir que sea más eficiente todo el sistema municipal. Pero es muy importante la organización de la gente, tanto en clubes de fútbol, entidades o sociedades de comercio. Porque eso nos permite organizar el reclamo también.

Alfaya entiende que su perfil de compromiso comunitario fue el que encendió en Zúccaro la intención de convocarla a integrar la lista, convite que no aceptó sino luego de un largo análisis con su familia.

"Yo siempre he dicho que no pretendo usar como trampolín mi participación en los Foros, por ejemplo, pero también mi familia me hizo ver que si no me involucraba quizá las cosas que tanto pretendemos que cambien jamás se van a modificar", cerró.

La oposición, por la unidad perdida

Quien encabezaba la lista de Unión Pro era Noemí Barrio, una joven con poca experiencia en política, pero que lleva sobre sus espaldas uno de los apellidos históricos del peronismo local. Carlos "Carlitos" Barrio es su padre, y quien en realidad sonaba primero para ocupar un lugar en la nómina.

Barrio admite que le falta fogonearse en el campo de la política, pero promete suplir esa supuesta falencia con "mucho trabajo social y solidario".

"Actualmente formo parte de una entidad que se llama Vecinos Solidarios, que tiene por objeto llegar con soluciones para los problemas de la gente, y además me empapo de todo lo que nos dice la gente, que en el caso de Derqui (Barrio es de esa localidad) tiene que ver con el estado de la estación, las calles y el tránsito", sintetizó Barrio, quien aseguró que tiene en carpeta unos 6 ó 7 proyectos relacionados con esa temática.

Pero desde lo político Barrio ha intentado, hasta acá sin resultados positivos, unir a Unión Pro en un mismo bloque, y lograr que los 6 ediles con los que contará ese espacio luego del 10 de diciembre se muestren "juntos y formando una oposición sólida".

"He hablado con algunos de los que ingresarán nuevos y con los dos concejales que ya están (Marcelo Criniti y Diego Ranieli), pero hasta ahora no he logrado armar un mismo bloque; varios discuten la presidencia del espacio, que para mí es secundario, a menos que se pretenda ir por cuestiones personales y no trabajar para la sociedad. Eso es lo que yo voy a hacer, trabajar por y para la gente, que es la que me puso acá", resumió Barrio en diálogo con Pilar de Todos.

Por otro lado, y también integrante del mismo espacio (o al menos compartió lista con Barrio) el felipista Gustavo Trindade se muestra como la cara más combativa de una oposición que se plantará en un escenario distinto luego del 10 de diciembre. Desde el 28 de junio hasta acá, Trindade ha combinado reuniones políticas, en las que han participado referentes del felipismo provincial y nacional, o actos del propio Felipe Solá, con otras actividades que lo llevan a recorrer los barrios de Pilar. Allí, dice, recoge el mal humor de la gente para con la gestión actual, situación que le permite, claro, mostrar a su vez sus ganas de pelear por la intendencia en el 2011.

Trindade, llega a la banca luego de un sinfín de idas y vueltas que signaron el espacio de Unión Pro de irregularidades jamás aclaradas, con desaparición, cambios de boleta, y luego renuncias masivas para que pueda asumir. Pero también llega como posicionado como el dirigente que, desde la vereda de enfrente, más puede complicar a Zúccaro en sus intenciones de ir por al re reelección. Aunque los dos años que faltan para ese momento parecen ser, en términos políticos, mucho más que 700 días.

El folclorista llega con la promesa de "judicializar" su labor parlamentaria, es decir "una denuncia por cada acto de irregularidad que se detecte", según dicen fuentes cercanas.

"La salud en Pilar es un desastre, algo que no se puede concebir con un intendente que es médico. No hay obra pública si no es con fondos de Nación y Provincia y hay proyectos que son buenos pero que se hacen a las apuradas como el de la Universidad pública, que sólo se puede solucionar metiéndole la mano en el bolsillo a la gente, como con la creación de una tasa especial, que sólo demuestra lo mal que administra este Gobierno", sintetizó Trindade en declaraciones radiales.

Comentá la nota