Ocupaciones: desde el Concejo reclaman responsabilidad social

Las ocupaciones son hoy el problema social más importante de Comodoro Rivadavia. Más allá de los cambios de funcionarios realizados la semana pasada, el desafío está puesto en la capacidad de resolución de cientos de problemáticas habitacionales. En este marco dos concejales de diferentes partidos políticos dan su opinión sobre el tema.
El concejal Jorge Camarda (UCR) indicó que la ocupación masiva de tierras “es la evidencia del fracaso de la política de tierras del intendente (Martín) Buzzi, sobre todo porque fue un tema al que siempre le dedicó palabras, incluso en los anuncios preelectorales, cuando asumió y en el inicio de sesiones”. Según el concejal opositor, esos anuncios “aumentaron la expectativa”.

“No estamos a favor de las ocupaciones y creemos que el municipio tiene que hacer algo ante este requerimiento concreto de tierras, aunque con seguridad también hay intereses políticos de por medio, y no sería extraño que se estén fomentando las ocupación de tierras por parte del municipio”, acusó.

Al respecto argumentó que “tengo la sensación de que cuando la gente va al municipio a consultar cómo va su expediente y como no avanzan le dicen, `y vaya y ocupe´”.

En este marco, Camarda sostuvo que no es posible constituir un ente regulador, dado que considera que los valores inmobiliarios se deben regir por la ley de oferta y demanda. “Son negocios privados que van a buscar siempre tener mayor rédito económico. Suena lindo, pero los entes reguladores deben constituirse en función de los servicios públicos, y la vivienda no es un servicio público al que todos debemos acceder”.

El ex secretario de Bienestar Social durante la gestión del intendente Jorge Aubía afirmó que “el municipio tiene que desalentar las ocupaciones con políticas claras y a corto plazo porque a largo plazo está bien y hasta se proyecta la gran metrópoli, pero hoy somos 240, 250 ó 280 mil y tenemos problemas urgentes. Realmente creo que hay una contradicción permanente en el municipio; el intendente todavía cubre las funciones del Ministerio de la Producción, y no se puso el traje de intendente”.

ACUERDOS CON LA COMUNIDAD

Por su parte el justicialista Juan Maldonado sostuvo que “creo que hay que separar la paja del trigo; creo que hay algunas situaciones donde las necesidades están planteadas y el hacinamiento de algunas viviendas familiares donde conviven dos o tres familias son una realidad, pero la necesidad no da marco a la ilegalidad. Nosotros estamos acompañando al municipio ante la necesidad de que se debe sacar alguna ordenanza en particular. Desde el Concejo se está dispuesto a trabajar en este sentido. También estamos trabajando con el sector de Tierras y con el señor intendente para atender las prioridades y tratar de que se sigan manteniendo”.

Las prioridades según el concejal está constituida por la tenencia de niños, “con varios años de espera. Porque hay que decir que se están planteando situaciones desde el oportunismo”.

El concejal justicialista, ex secretario general del sindicato de los panaderos, expresó que “creo que si uno plantea estrategias y se acuerda con la comunidad y con el barrio, esto se puede terminar, porque no creemos que esto todo dependa de una ordenanza, esto se debe abordar desde una cuestión comunitaria. Hoy se está trabajando en la Secretaría de Desarrollo y en la de Gobierno desde una forma integral; en este momento, por ejemplo, el tema no lo soluciona sólo la Secretaría de Gobierno; también tienen que actuar otras áreas, como por ejemplo Planeamiento”.

Tanto Maldonado como Camarda coincidieron con el intendente Buzzi al plantear como una de las soluciones la responsabilidad social del sector empresario. “El tema empresarial, el sector privado, no está siendo solidario con la comunidad y estas ocupaciones son una muestra de ello”, dijo el edil justicialista tras recordar el intento que se tuvo desde el Consejo Económico Social de acordar valores de alquileres con el sector inmobiliario.

“Es acertado convocar a las empresas que tienen contratos de obras públicas, por ejemplo, y que ocupan mano de obra. Pero no sólo para abordar estos temas, sino también salud y seguridad. La cuestión en la ciudad va en ascenso y cada vez es más caro vivir acá, incluso a pesar de la crisis”, concluyó Camarda.

Comentá la nota