La ocupación hotelera supera la esperada: 80%

El turista que se decidió a último momento salvó el pesimismo de los pronósticos. Aún es un registro inferior al del año pasado.

Las esperanzas de muchos se hicieron realidad ayer cuando finalmente los indecisos dejaron de serlo y optaron por armar la valija y venir a Mendoza. En la Terminal de Ómnibus se pudo observar ayer un gran movimiento de gente al igual que en el centro de la ciudad.

Mendocinos que viven fuera y regresaron por unos días y turismo familiar son los principales protagonistas del empuje hacia arriba de los números que se manejaban a principio de semana. Igualmente esta temporada está lejos de parecerse a la de años anteriores en los que las reservas hoteleras estaban agotadas al igual que los pasajes.

A principios de semana los operadores turísticos, agencias de viajes y empresas de transporte señalaban una caída de 30% en la actividad turística pero se guardaban bajo la manga el as de la venta de último momento. Finalmente sucedió y se muestran optimistas.

Mal pero no tanto

"Las reservas quedaron en 80,5% y a eso hay que sumarle los ingresos que han venido sin reservas y también las que se cayeron. Más allá de esto hay un fuerte movimiento de gente y ratifica mis expectativas de una Semana Santa positiva y comparable a la del 2007 cuando tuvimos una ocupación de entre 85% y 87%. Creemos que ésta va a ser así y hay más gente de lo esperado porque la expectativa era a la baja y cautelosa por la crisis económica", aseguró Luis Böhm, secretario de Turismo de Mendoza.

El funcionario aseveró que hay un nuevo turista que llega a Mendoza actualmente y que ya no es el chileno como sucedía antes.

"Hay turismo nacional y aunque tuvimos una merma respecto a otros años comparativa con otras provincias nos hemos quedado con una porción muy grande", expresó. También apuntó a las campañas como motivación turística y cree que las promociones de Destino Mendoza y el ciclo de Música Clásica por los Caminos del Vino es el fuerte de esta Semana Santa.

"Esta vez los números nos han coincidido con la Secretaría de Turismo. Estamos en 80% de reservas hoteleras aunque aun hay algunos que no están cerradas. Igual quiero ser optimista y pensar que todo puede quedar en ese número. Sí debo reconocer que el número es menor que otros años. Semana Santa a nivel turístico es muy superior a la Vendimia y Mendoza es un destino muy elegido pero esta temporada es más baja que las anteriores", señaló Alberto Romero, Presidente de la Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica y Afines de Mendoza.

No sólo la crisis económica es responsable de esta situación sino que Romero también apunta a la lucha infructuosa contra la hotelería informal como otro factor determinante. El porcentaje que se señala es el promedio de toda la provincia e incluye no sólo a los hoteles sino también a las cabañas en las zona de Potrerillos y el sur de Mendoza.

"Hay mucha más gente de la que esperábamos y muchos han venido preguntando por direcciones de hoteles porque no habían hecho reserva. La mayoría vienen de Córdoba y Buenos Aires, y también hay muchos extranjeros, principalmente de Europa. El movimiento es el típico de Semana Santa pero nada que ver con temporadas anteriores. Para lo que se esperaba de 2009 está bien y hay más movimiento que el feriado del 2 de abril", remarcó Federico, quien trabaja en el puesto de información turística de la terminal de ómnibus.

Allí mismo también muchos turistas se acercaron a la Central de Reservas para averiguar precios de excursiones y transportes internos. "Ha llegado más gente de lo que creíamos y muchos han pasado por acá. Son las persona que creíamos que aparecerían que son los que se decidieron a último momento y vinieron", decía Cristian, empleado del local.

Van más de los que vienen

Mientras la terminal se veía inundada de gente que llegaba y partía, el aeropuerto del Plumerillo registraba actividad normal. "Fue como cualquier feriado. No hubo inconvenientes ni tampoco hubo modificación de frecuencias. Generalmente si hay demoras son en base a Buenos Aires pero no ha sucedido. Quizá el sábado o domingo haya más movimiento de gente pero estimamos que todo dentro de lo normal", afirmó el auxiliar de turno, Rusticini.

Pero en donde sin dudas se registró el mayor movimiento fue en el paso internacional a Chile. Tal como se esperaba hubo largas colas y demoras para cruzar al país vecino. En cambio diferente fue el caso de los que venían a nuestro país. Mientras el miércoles 5.366 personas cruzaban a Chile, sólo 1.387 ingresaron a Mendoza.

La proporción se mantuvo también ayer y en horas de la tarde estimaban que más de 8 mil argentinos habían pasado por la aduana hacia Chile mientras que en sentido contrario casi dos mil personas pasaron hacia Argentina.

"Las colas fueron constantes y tuvimos todas las casillas habilitadas. En el exterior para los vehículos y en el interior para los micros. Hubo muchísimo movimiento y aunque no teníamos prevista una cantidad fija de vehículos pudimos observar que había más que el miércoles. En cambio en Horcones nunca hubo largas filas y hubo mayor ingreso de chilenos que el miércoles pero todo dentro de lo normal. Las mayores demoras se van a dar el domingo cuando todos los que se fueron regresen e intenten, en una tarde, pasar todos los que cruzaron estos dos últimos días", explicó Silvia Pallero, titular de la delegación Mendoza de la Dirección Nacional de Migraciones.

Comentá la nota