La ocupación hotelera de enero cayó un 25% en la ciudad

La segunda quincena de enero superó apenas a la primera, con un 42 por ciento de actividad. Los empresarios del sector señalaron que la temporada fue mala, pero aseguran que no habrá despidos.
La temporada de verano para los hoteles de Río Cuarto fue negativa. Cayó la ocupación en un 25 por ciento respecto del año anterior. Y el que se queda en la ciudad, lo hace -en promedio-, sólo un día y medio, según indicó Mario Segura, coordinador del área de Tursimo de la Municipalidad.

El 70 por ciento del movimiento de los hoteles es comercial, el resto es turístico y de paso. Para la Asociación Hotelera y Gastronómica de Río Cuarto, el nivel de ocupación durante enero de 2008 fue del 55 por ciento, mientras que este año se alcanzó sólo el 40 por ciento. El año pasado durante la segunda quincena de enero hubo un 64 por ciento de actividad, pero durante el mismo período de este año el porcentaje de ocupación bajó al 42 por ciento.

“El menor movimiento registrado este año en los distintos centros turísticos, se tradujo a nivel local, en una disminución del turismo de paso por la ciudad”, indicó Juan Carlos Bozzetto, secretario de la Asociación Hotelera y Gastronómica de Río Cuarto.

Centros turísticos de Córdoba

La ocupación hotelera en Carlos Paz tuvo un promedio del 80 por ciento durante enero y llegó al 88 por ciento en Santa Rosa de Calamuchita, según datos proporcionados por las secretarías de Turismo de estas localidades cordobesas, las cuales tienen buenas expectativas para este mes de febrero. En ambos casos, la afluencia de veraneantes en la primera quincena de enero fue inferior a la registrada en la segunda, cuando la ocupación hotelera fue por momentos a pleno, elevando el promedio, en un panorama similar al que tuvieron el resto de los destinos turísticos de la provincia.

En Carlos Paz, a 35 kilómetros al norte de la ciudad de Córdoba, los alojamientos estuvieron colmados durante los fines de semana y mostraron al concluir el primer mes del año una ocupación del 70% en el primer tramo y del 90% en los últimos 15 días.

Turismo de paso

En el centro de información turística de Sol de Mayo tuvieron este enero 1.104 consultas de viajeros, pocas teniendo en cuenta que este puesto es el primero de la provincia de Córdoba, que se encuentra por la ruta 8. En total, contando los tres puntos de información: Terminal de Ómnibus, Sol de Mayo y plaza Roca, hubo 5.197 consultas.

“Este verano ha disminuido el número de consultas en un 20 por ciento”, señaló el coordinador del área de Turismo municipal.

En general, la gente pregunta sobre dudas que tiene para continuar el viaje. Sólo 1 de cada 10 turistas entra a Río Cuarto a pernoctar. “Hay que tener en cuenta que ahora maneja el matrimonio, hombre y mujer; si uno está cansado, el otro toma el volante en vez de pasar la noche en un hotel”, señaló Bozzetto.

Los turistas entran a la ciudad habitualmente entre las 21 y las 22. En los centros turísticos les aconsejan a los viajeros que se queden a descansar y luego sigan viaje.

En cuanto a los precios de la hotelería local, es de destacar que se mantienen sin aumento desde octubre de 2008: una habitación doble cuesta entre $ 90 y $ 250 y una triple va de los $ 110 a los $ 300.

El turismo tuvo un quiebre en el 2001, luego comenzó a moverse paulatinamente a partir de 2003. En tanto, los últimos 3 años fueron buenos, porque -según señalan quienes están en el rubro-, se trabajaba muy bien desde el 20 de diciembre hasta principios de marzo. Pero este año tan incierto para los argentinos, no ocurrió lo mismo: “Esta temporada para mí fue mala, muy baja”, dijo Rodolfo Roberts, responsable del departamento ventas del Hotel Opera. “Se sintió mal, pero se movió por lo menos”, dijo. Por otra parte, Bozzetto destacó que “no hay despidos en el sector hotelero” y sostuvo respecto de lo ocurrido este verano: “Ha habido mejores temporadas, pero también ha habido peores”.

Los turistas que pasan por Río Cuarto tienen procedencia fundamentalmente de Buenos Aires, en segundo lugar de Santa Fe y también de Córdoba. Los destinos preferidos son las sierras del sur, el valle de Calamuchita, el valle de Traslasierras y Merlo (San Luis). Según señalan los hoteleros de la ciudad, los viajeros se quejan mucho por el mal estado de las rutas 8, 35, 30 y 158. “Comentan que están todas rotas”, señaló Bozzetto.

Comentá la nota