No ocupa cargo público desde Diciembre de 2007 ¿Por qué Néstor Kirchner es el que trae obras para Pilar?

El ex presidente llegará a Pilar el próximo jueves, en visita electoral. Pero admiten que podrían llegar con él dineros para obras. "Si me trae la plata para el Pellegrini le beso la frente", admitió el intendente. El peligro de violar la frontera que separa la política de las instituciones. Críticas de la Coalición Cívica.
Si bien desde el Municipio evitan pronunciarse al respecto, no siempre se puede. En sus últimas apariciones públicas, el intendente Humberto Zúccaro soltó dos frases que admiten que el ex presidente Néstor Kirchner, como herramienta electoral, y también como elemento de presión contra los intendentes, es el que decide el destino de los fondos públicos. O al menos alguno de ellos.

Pese que Kirchner no ocupa cargo público desde diciembre de 2007, cuando dejó la Presidencia de la Nación y pasó el mando a Cristina Kirchner, se sabe puertas adentro de Olivos (y no sólo adentro) que es Néstor, y no Cristina o algún otro funcionario nacional, el que define qué municipios recibirán obras, o fondos como Aportes del Tesoro Nacional, por ejemplo.

En ese sentido, se prevé la llegada de Kirchner a Pilar para el próximo jueves, en una recorrida electoral que lo podría llevar a pisar algunos barrios de Pilar, por primera vez desde que saltó a la escena política nacional —estuvo en un bar céntrico cuando era gobernador de Santa Cruz, y luego, ya como Presidente, visitó el centro de Pilar—.

Hasta acá nada anormal. Pero se espera que en el medio de la visita de Kirchner, el gobierno de la nación formalice la entrega de un subsidio para reparar el instituto Carlos Pellegrini, lo que ya por sí mismo representa una desprolijidad más. Pero el tema deja de ser anecdótico, cuando es Zúccaro quien admite indirectamente que es K y no algún funcionario nacional el que traerá esos fondos.

"Si (Kirchner) me va a traer la plata para el Pellegrini le doy un beso en la frente", festejó Zúccaro el último fin de semana. Días antes, cuando un cronista le preguntó si el titular del PJ y candidato a diputado nacional iba a recorrer algunos barrios, Zúccaro soltó: "Que me traiga la plata para el Pellegrini, luego lo llevo a cualquier lado".

Y lo de Zúccaro no es un error. Es Kirchner el que se comunica directamente con los intendentes más afines a su proyecto, y a quienes luego pone en contacto con el Ministerio de Obras y Servicios Públicos, casi siempre con el secretario de esa cartera, Eduardo López, para premiarlos con la promesa de obra pública o, directamente, para avanzar sobre la concreción de alguna en particular.

De todos modos, para cuidar las forma, seguramente el subsidio será entregado por algún funcionario nacional, pero la realidad será otra.

El riesgo, es que Kirchner, que tiene así como rehenes a varios intendentes del conurbano, que deben priorizar las obras para sus localidades antes que plantarse ante ciertas actitudes lisa y llanamente ilegales del ex mandatario nacional, ha borrado de un manotazo el límite que divide la vida institucional de un país, y la ha mezclado con la político partidaria.

Y es así, donde las instituciones de un Estado —permanentes y no transitorias como un gobierno—, son peligrosamente puestas de rodillas ante los caprichos de los funcionarios de turno.

Críticas de la Coalición Cívica

"Esperemos que el jueves lleguen efectivamente los fondos para el Pellegrini y no ‘promesas’ como en el 2005 que luego no se cumplieron", reclamó la edil Marcela Campagnoli, de la Coalición Cívica.

De todos modos, la edil señaló que le "gustaría" que los fondos sean entregados "por un funcionario Nacional y que no hubiera ningún candidato nacional oficialista presente".

"Sino suena a que utilizan nuestros recursos para hacer campaña a favor de sus candidatos, y me parece un uso inapropiado y oportunista de los mismos. (Se trata de) tráfico de influencias que desequilibra la balanza en favor de los que nos han sometido a una ‘carrera electoral donde hay que ir salteando obstáculos’ en vez de una campaña electoral donde se debatan ideas y propuestas, donde el otro sea un adversario político y no un enemigo. Bienvenidos sean esos recursos pero no nos dejemos manipular", cerró la edil.

Comentá la nota