17 de octubre: actos K y anti-K con vistas a 2011

17 de octubre: actos K y anti-K con vistas a 2011
Quiénes serán los ausentes. La interna del peronismo.

El 17 de octubre es, sin duda, el punto cenital en la historia del peronismo desde 1945, cuando Juan Domingo Perón se consagró desde el balcón de la Casa Rosada ante los manifestantes que coreaban su nombre. Este año, la fecha será también muy especial: el kirchnerismo y el justicialismo disidente realizarán dos actos masivos que marcarán el comienzo de la interna del PJ de cara a las elecciones presidenciales de 2011.

La convocatoria de Néstor Kirchner tendrá lugar en el Teatro Argentino de La Plata, escenario predilecto del oficialismo. Allí tendrá lugar un homenaje a Antonio Cafiero, histórico dirigente de todos los gobiernos peronistas, que incluso estuvo presente en la Plaza de Mayo en la jornada del 17 de octubre. El ex gobernador bonaerense estará en una encrucijada, ya que no es un kirchnerista declarado, y preferiría que estuvieran presentes algunos referentes del peronismo opositor, como Felipe Solá o Gerónimo "Momo" Venegas, según el diario Ámbito Financiero.

Pero las aspiraciones de Cafiero serán en vano: Solá y Venegas estarán ese día a 60 kilómetros de su homenaje, en el estadio de Obras Sanitarias, donde se reunirá el peronismo opositor. La convocatoria corre por cuenta del mismo Solá, el ex gobernador de Entre Ríos, Jorge Busti; el salteño Juan Carlos Romero; y los hermanos puntanos Adolfo y Alberto Rodríguez Sáa, informó el diario La Nación.

Los grandes ausentes al convite serán precisamente los referentes del PJ disidente con más chances de ser precandidatos presidenciales para 2011: Eduardo Duhalde y Carlos Reutemann estarán de viaje en el exterior, aunque el santafesino enviará representantes.

Por su parte, De Narváez aún analiza su presencia, mientras que el gobernador cordobés Juan Schiaretti reclama al gobierno por los fondos que la Nación le debe a su provincia, y busca evitar un enfrentamiento que afecte sus arcas, según el matutino. Asimismo, el chubutense Mario Das Neves -que se distanció hace poco del kirchnerismo- prepara un acto propio para seguir impulsando su candidatura.

Todos miran a 2011. Si bien el kirchnerismo estaría preparando un nuevo "operativo clamor" para pedir la candidatura presidencial de Néstor Kirchner, de acuerdo a La Nación, el diputado electo volvería a su estrategia preferida: mantener el misterio hasta último momento, como lo hizo antes de proclamar a Cristina, cuando afirmaba que el candidato sería "pingüino o pingüina".

Kirchner buscará, además, reconquistar la conducción del PJ, la misma que abandonó el 29 de junio, horas después de su derrota electoral. Así, espera imponer el candidato presidencial para 2011, a pesar del alto rechazo que muestran en las encuestas tanto para él como para su esposa. Sabe que cuenta con el apoyo de uno de los sectores más importante del peronismo: los intendentes del conurbano bonaerense, la CGT moyanista y sus respectivos aparatos. Por añadidura, tiene la ventaja de controlar los fondos y los engranajes del Estado.

Pero el ex presidente puede tener un caballo de troya en su propio acto: según Ámbito Financiero, Cafiero prepara un discurso para su homenaje, en el que pedirá internas abiertas para que el peronismo elija un candidato "con chances". La sutileza implica que Cafiero, al igual que el PJ opositor, cree que Kirchner perdería una eventual segunda vuelta en 2011.

Duhalde y Reutemann comparten el pensamiento y quieren convocar a un congreso partidario con internas abiertas para presentar a un peronismo unido y no controlado por el kirchnerismo, aunque será una batalla difícil. Por su parte, Felipe Solá es partidario de la vía alternativa: de acuerdo con La Nación, el diputado electo entiende que el PJ disidente podría presentarse por fuera de la estructura partidaria, aunque se viera debilitado frente al resto de la oposición. El rumbo definitivo que tomará el peronismo comenzará a perfilarse el próximo sábado 17 de octubre.

Comentá la nota