Las ocho familias de los departamentos piden ser evacuadas por el IPV

Alrededor de sesenta personas comprenden las ocho familias que continúan residiendo en el edificio de calle Luisa Rosso 519 de Río Grande, que el jueves pasado sufriera la voladura de su techo.
Aseguran que el edificio entero empieza a sufrir grietas y averías a causa del cimbronazo que generó ese incidente y hasta aventuran que el incendio causado por un cortocircuito pudo obedecer a esta misma causa. Mas allá de esto es flagrante la falta de mantenimiento de los propietarios en algunos departamentos.

Los vecinos del edificio de calle Luisa Rosso 519, que el pasado jueves sufrió la voladura total del techo a causa de los fuertes vientos, se trasladaron ayer al IPV para mantener una reunión con autoridades sobre su situación edilicia.

Tras el encuentro uno de los vecinos, Héctor Rivas del departamento 3 del primer piso, aseguró, "ellos querían hablar del crédito para reconstruir el techo pero nosotros no hablamos de eso, nosotros pedimos directamente la evacuación por que hay placas que se movieron de lugar y no sabemos que peligro corremos las ocho familias que vivimos acá.

Los departamentos comienzan a presentar pequeñas grietas en techos y paredes, y se presentaron desniveles en los pisos que los vecinos aseguran que no estaban antes.

Incluso la situación más evidente se puede observar en los departamentos del tercer piso cuyo entretecho ha quedado al aire libre tras la voladura del techo.

Las placas cementicias de ese entretecho han comenzado a hundirse en sus uniones, y la propietaria aseguró, "yo creo que nos deberían evacuar de acá por que esto parece que en cualquier momento se cae y dicen que está abulonado, pero nadie vio los bulones, no sabemos como está sostenido todo esto".

Asimismo el propietario del departamento 3, que el viernes por la noche sufrió el incendio de un colchón, señaló, "ese colchón siempre estuvo ahí y justo ahora se produce un cortocircuito en el enchufe, yo creo que incluso eso tiene relación con lo del techo que nos dejó a todos afectados", expresó Rivas.

Mas allá del reclamo de la gente, cabe destacar que estos departamentos fueron entregados en el año 1992 y en algunos casos los mismos muestran una falta de mantenimiento total de parte de sus moradores.

Comentá la nota