Oceba auditará el transformador de Peyrel y Colectora Sur

Daniel Melucci, gerente de Mercados del Organismo de Control de Energía Eléctrica de la Provincia de Buenos Aires, anticipó que auditarán el transformador ubicado en la esquina de Peyrel y Colectora Sur, señalado por el barrio antes los reiterados diagnósticos de cáncer detectados en el último tiempo.

La denuncia, que destapara públicamente este diario, repercutió en el ente bonaerense que controla a las distribuidoras de la provincia, y esta vez pondrá la lupa en la aparatología perteneciente a la Usina Popular y Municipal.

Así le contestó el Oceba al concejal del Frente para la Victoria , Facundo Llano, quien recavó la preocupación de los vecinos ante este factor que -se especula- podría vincularse a los daños en la salud de la población.

Con la firma de Melucci, el escrito que responde al pedido del edil describe las características del dudoso transformador: "es un Mirón de 500 KVA del año 1997, Nº de serie 44.191" .

Según consta "en nuestros registros, el contenido de PCB es de 2 ppm, de acuerdo a la Declaración Jurada presentada por la Usina de Tandil en cumplimiento con la legislación vigente", refiere el funcionario.

Cabe recordar que según la normativa, se toleran hasta 50 partes por millón de dicha sustancia, lo que -de acuerdo al parte oficial de la empresa tandilense- el aparato estaría -holgadamente- por debajo de los límites exigidos. En concreto, no podría ser fuente de polución.

De todos modos, Oceba quiere constatar si la información que elevó la Usina se condice con la realidad.

"No obstante ello, y a efectos de dar tranquilidad a los vecinos, se procederá en un tiempo perentorio, a realizar una auditoría de las instalaciones para corroborar el estado del transformador", adelantó el organismo.

SALVAR LAS DUDAS

La intervención del Oceba en el caso surgió a raíz de la preocupación vecinal por el transformador ubicado en la calle Peyrel casi Colectora Sur, zona donde se registró la aparición de varios casos de cáncer.

Voceros de la Usina Popular y Municipal, propietaria del sospechado transformador, desmintieron cualquier conexión entre la aparatología y las enfermedades detectadas en el sector cercano a la Ruta Nacional 226. "No tenemos ningún transformador que exceda los límites permitidos de PCB", descartaron de plano desde Nigro y Sáenz Peña.

Pero como se dijo anteriormente, el ente que tiene a su cargo la fiscalización de las distribuidoras de luz en todo el territorio provincial tomó cartas en el asunto.

Llano elevó en su oportunidad una nota donde solicita "información oficial" respecto del transformador, en tanto se argumenta que el motivo de la consulta es "la preocupación de los vecinos" por el transformador.

En el escrito también pide el legislador local que se constate si dicho aparato "está contaminado con PCB", que en determinadas cantidades puede provocar daño a la comunidad.

El objeto de la misiva al Oceba fue "llevar tranquilidad" a la gente del barrio si se comprueba la inexistencia de conexión entre el transformador y los casos de cáncer, o de lo contrario, poner en blanco sobre negro el estado del soporte.

Recomendar noticia

Comentá la nota