El ocaso del monarca: Mitad mono, mitad garca.

Para empezar este pequeño y breve relato simplemente recordaremos una frase de un celebre dirigente cordobés quien tildaba a un ex gobernador de Monarca, mitad mono mitad garca. En nuestra ciudad es nada menos que el devaluado dirigente Alcides Sequeiro, quien está dando el último manotazo de ahogado, y no deja de hacer la pillada final.
Empezaremos preguntándonos ¿dónde está la foto?

No sería la primera vez en el PJ que el devaluado líder partidario prefiere la derrota de su propia fuerza con tal de impedir el surgimiento de liderazgos alternativos que lo terminen desplazando. Hasta lo alegra ver todo el peronismo atomizado.

Basta con sólo repasar la historia local. Nunca dejó herederos y a los que pudieran surgir los deshizo: primero fue Roberto Azpeitía, después Pedro Courtial, que para ser tuvo que irse, después Eduardo Cocconi, más tarde Carlos Carnevale y así seguiría una lista interminable de todos los que tiró por la borda. A algunos cuantos los hizo "tranny" y terminar en los brazos prebendarios del barrabrava número uno de Spartakus: Héctor "Kamaleón" Gutiérrez.

Mucho antes se lo hizo al lamebotas número uno de Kamaleón, nos estamos refiriendo nada más ni nada menos que a Guillote Ball Lima, el que en breve biografía de triste memoria en sus últimos 20 años anda dando pena por un mendrugo. Este devenido en besamanos del gutierrismo cobista con sueldazo universitario, aparte de sus dos suculentas e inmerecidas jubilaciones, su esposa ex peronista y excelente trabajadora de uniforme de la privada de un intendente radical de Pergamino; tampoco olvidamos a hija Eugenia, esposa del siempre funcionario municipal operativamente hablando, afecto querendón de los chorizos, Lisandro Bormioli, e hija también ayer conchabada en la universidad regenteada por Gutiérrez y hoy ¿adivinen?

Pero si algo le faltaba al hombre que hace mucho tiempo se tornó muy impopular en Pergamino es que ahora pregone a los cuatro vientos el corte de boletas efectivo por toda la ciudad y más visible en la zona rural. El paso cambiado de este vivillo de la política era crónica de una traición anunciada. Después de la 125 muy campantes él y su paloma resolvieron quitar la foto de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Por supuesto no la repusieron nunca más. Hoy todavía se puede pasar por Merced y Pinto y se comprueba. Eso sí ¡a apurarse! porque dentro de un rato, cuando salga esta noticia la van a reponer.

El devaluado Alcides "Monarca" Sequeiro se despide de la política este 28 de junio, con otro final denigrante, para quien ha sido durante 10 años intendente y 4 años legislador (cuando no fue el fue su señora senadora o diputada). Quien en los últimos años intento algunas pruebas de ensayos en la política que no le dieron resultado, el primero de ellos fue esponsorear al actual concejal Maximiliano Brajer que en la primera de cambio hizo la personal y se paso al sciolismo, también el año pasado intentó competir en la elección Cooperativa Eléctrica con una lista de delegados (La lista Naranja), perdiendo de una forma aplastante ante el oficialismo local.

Hoy ha gastado una fortuna en promocionarse, tratando de imponer su nombre antes los pergaminenses que descubrieron que lo único que hizo durante estos últimos años es vivir de la política y no trabajar con la gente. Las encuestas provenientes del oficialismo local y de otros sectores de la política, lo dan en cuarto lugar con un 11 % de intención de votos.

La desgracia de este devaluado dirigente es que no lo llama ni para la foto, días atrás intentó ponerse a la palestra de la gestión del dinero que llegó desde Nación al hospital para la compra del tomógrafo, y se encontró que el viceministro de la Nación ingresó con el candidato a concejal Lisandro Bormioli. Él creía que con la presentación de un proyecto de declaración (presentado por su esposa actualmente legisladora pcial) era suficiente para salir a decir que había conseguido el dinero, cuando la realidad fue que los directivos del hospital llevaron las gestiones correspondientes, a tal punto que cuando vio en el escenario al joven dirigente, se retiro como cabaret en quiebra: echando putas.

Para finalizar este breve relato, del triste desenlace que se va a dar este 28 de junio, el Monarca enojado por los desaires de Nación sale a repartir la boleta cortando los candidatos seccionales y nacionales, pensando que los pergaminenses y el electorado peronista lo va a votar a él y no se da cuenta que esta actitud genera mas rechazo y lo sepulta políticamente. Pero como dice el titulo que ilustra esta nota es un final anunciado y de ahora en mas le dirán Monarca y no porque vive en el edificio de la avenida Roca sino porque es mitad mono, mitad garca.

Comentá la nota