El ocaso del alakismo

Gobernaron la ciudad durante 16 años, hasta que cayeron en las elecciones generales del año pasado. Por estos días la fuerza política está disgregada y cada vez pierde más concejales en el recinto. Muchos de sus cuadros políticos buscan refugio dentro de las filas brueristas
La mañana del 29 de octubre de 2007 la enorme fuerza alakista despertó en una ciudad distinta, todo había cambiado. La Plata ya no era la misma, habían sido derrotados por el bruerismo luego de 16 años de gestión.

Los 16 años de gobierno alakista comenzaron a derrumbarse ese día, y hoy es poco el aire que les queda. El enorme entramado político muchas veces incrustado en todas las esferas públicas de la ciudad fue esfumándose en pocos días.

Muchos pasaron a las filas de su eterno rival: Pablo Bruera. Otros migraron hacia otras fuerzas. Otros siguen buscando su espacio político y todavía se niegan a reconocer la derrota.

Dentro del recinto el bloque comenzó el año con seis concejales intentando posicionarse en un arco opositor. Claro que no fue fácil criticar al flamante oficialismo luego de más de una década en el poder. El alakismo se vio así sumido al silencio y sólo vociferó en temas muy específicos: aumentos de tasas, despidos de trabajadores y no mucho más.

El bloque se vio además eclipsado por la Coalición Cívica, hoy por hoy la principal fuerza opositora de la ciudad.

Poco a poco comenzaron a sonar las bajas: primero trascendió la de Alberto Maya y más tarde la de Roberto “Pocho” Prandini. La participación de ellos en las sesiones de los miércoles fue casi nula. Maya estuvo ausente en la mayoría y Prandini tuvo algunas intervenciones interesantes basadas en su amplia trayectoria como militante y en su experiencia al frente del Concejo.

Pero con el tiempo llegó la primera baja, Maya dejó definitivamente la banca y asumió María Fernanda Caffaro, quien rápidamente se sumó al Interbloque Justicialista junto a Oscar Vaudagna y Enrique Caparelli. Los tres ediles funcionan con cierta autonomía pero acompañan a la gestión bruerista. De este modo perdía el alakismo a su primer concejal y el bloque quedaba con cinco concejales.

Ahora, Prandini abandonó la banca para saltar a la Provincia (puntualmente un cargo en el Registro de la Propiedad). El “Pocho” ya pidió licencia y en la sesión de hoy ocupará su banca Juan Lotumolo, secretario general del Sindicato Unico de Trabajadores de Edificios de Renta y Propiedad Horizontal (Suteryh).

Lotumolo fue en las elecciones de octubre pasado en la lista alakista pero, según trascendió, conformará un bloque unipersonal que acompañaría a la gestión bruerista.

De este modo el bloque alakista quedaría con cuatro concejales, casi todos disgregados.

Por estos días, el presidente del bloque José Arteaga ya estaría afuera del armado alcanzado entre el bruerismo y sectores kirchneristas para las internas del PJ.

Arteaga sostiene que “Pablo Bruera es mi límite”, pero lo cierto es que desde dentro bruerismo el presidente del bloque alakista tiene todas las puertas cerradas. Ahora buscaría un acercamiento hacia filas duhaldistas vía Francisco De Narváez, aunque nada estaría cerrado.

Mientras tanto, Justo Arauz y Teresa Urriza estarían más cerca del PRO y Sebastián Tangorra sería el único que sigue intentando levantar las banderas del casi extinto alakismo.

Comentá la nota