Se fue Ocaña y la Presidenta dice que será el único cambio

Se fue Ocaña y la Presidenta dice que será el único cambio
Cristina prefirió enviar señales de estabilidad, a pesar de que en el propio Gobierno varios funcionarios reclaman modificaciones en la primera línea
Después de un largo coqueteo con la posibilidad de dejar el Gobierno, la Ministra de salud, Graciela Ocaña, renunció ayer y fue reemplazada por el vicegobernador tucumano, Juan Luis Manzur. Según anunció pocas horas después la Presidenta, ese es el único cambio que tiene previsto hacer en su gabinete, luego del golpe que recibió en las elecciones del domingo en los principales distritos del país. "No veo que por el resultado de las elecciones deba hacer algún cambio de gabinete", afirmó la presidenta, durante la conferencia de prensa que ofreció en la Casa Rosada. Esa actitud fue mal recibida incluso entre varios altos funcionarios de la Casa de Gobierno. "No sé para qué habló la Presidencia. Parece que no asume que fuimos derrotados", confesó a este diario un funcionario que comparte piso con el despacho presidencial.

La mandataria aclaró que no cree que "ni la actitud ni la política de ministro" alguno "haya sido causante de que hayamos perdido en la provincia de Buenos Aires".

Fernández de Kirchner recibió a Ocaña en la Residencia de Olivos por la mañana y le aceptó la dimisión "considerando que había una etapa agotada", según indicó el jefe de Gabinete, Sergio Massa, durante una breve conferencia de prensa que ofreció en la Casa Rosada.

La salida de Ocaña de la cartera sanitaria se produce en medio de la epidemia de gripe A que sufre el país, con al menos 30 personas muertas y más de 1.500 infectados (ver página 8). Su gestión había quedado en entredicho en varias ocasiones también durante la epidemia de dengue que hizo centro en el país en varias de las provincias del norte durante el último verano.

También, la dirigente tenía un fuerte enfrentamiento con el titular de la CGT, Hugo Moyano, por el control del dinero que se dirige a las obras sociales. Las diferencias con Moyano comenzaron cuando la licenciada en Ciencias de la Comunicación presentó a la presidenta Kirchner un informe reservado sobre el dinero que los sindicatos debían justificar con comprobantes por gastos de subsidios para enfermedades graves.

La presentación de Ocaña, quien habría sostenido en el informe que los gremios adeudaban al Estado unos 200 millones de pesos, según fuentes de la cartera sanitaria, derivó en un reclamo de Pablo Moyano, hijo del titular de la CGT, para que el ministerio de Salud quede en manos de la central obrera.

El reemplazante de Ocaña será el actual vicegobernador tucumano, que ya estuvo encargado del ministerio de Salud de su provincia, y también encabezó la cartera sanitaria de la Municipalidad de La Matanza y del departamento de Epidemiología de San Luis. Fuentes del PJ aseguraron que el nombramiento de Manzur fue una señal al gobernador tucumano José Alperovich, que ganó las elecciones en su provincia por 37 por ciento de los votos.

Manzur -que asumirá mañana a las 17- es un médico recibido en la Universidad Nacional de Tucumán, especialista en medicina laboral, en medicina legista y en auditoría médica. "Es el responsable, entre otros logros de su gestión, de la disminución a la mitad de la mortalidad infantil en la provincia de Tucumán, además del desarrollo de todo el sistema de infraestructura hospitalaria en el distrito", ponderó Massa.

Con sus declaraciones de ayer, la Presidenta enfrió una larga lista de rumores que desde el domingo mencionan un importante cambio en el Gabinete. En ellos se mencionó la salida de Massa, del Ministro del Interior, Florencio Randazzo, y del titular de Economía, Carlos Fernández. Esas modificaciones son impulsadas por varios funcionarios del Gobierno, según pudo comprobar este diario.

Comentá la nota