Ocaña creará un comité de crisis nacional por el dengue

En su visita a Charata dijo que la situación es "grave"; niegan una muerte
RESISTENCIA.- La ministra de Salud de la Nación, Graciela Ocaña, volvió ayer a la ciudad de Charata para evaluar la situación provocada por la expansión del dengue, a la que calificó como "grave", y anunció que se creará un comité de crisis a nivel nacional, antes de reunirse con los ministros de Salud del Nordeste.

Ocaña declaró que actualmente se están enviando los recursos médicos y la maquinaria necesaria para proveer a los hospitales de la provincia, que se encuentran colapsados.

Asimismo, la ministra ratificó los datos oficiales del Chaco de 3079 casos y pidió un manejo responsable de la información ya que "estamos hablando de la vida de las personas y, en estos momentos, hay gente con mucha desesperación". Se refería a que anteayer se había anunciado la muerte por dengue de dos pacientes, cuando en realidad hubo una sola, que permanece internada en el hospital Julio C. Perrando, de esta ciudad.

Ocaña mostró mal humor y dio por terminada la conferencia de prensa que brindó en Charata, cuando un periodista local la consultó por el reclamo de los médicos que estaban desbordados por la situación. "No sé del caso", dijo, se levantó y dio por terminada la conferencia de prensa.

Dramático cuadro

Todo el sistema de salud del Chaco, a pesar de la ayuda de la Nación y de otras provincias, está colapsado por la epidemia de dengue. La población del Oeste y del sudoeste es la más afectada y en esos sitios temen que se eleve el número de afectados.

Las víctimas oficiales son 3079, pero podrían superar ese número. Nadie puede hablar de cifras con certeza porque muy pocos confían en los registros, a raíz de que en un primer momento se mantuvo un cerrojo sobre la información, pues el Ministerio de Salud prohibió a los profesionales brindar datos.

La epidemia, a su vez, desató una guerra política entre el gobierno de Jorge Capitanich y la oposición que encabeza la UCR de Angel Rozas, en especial porque la esposa del mandatario, Sandra Mendoza, está al frente del Ministerio de Salud, acusada de cometer gravísimos errores, reconocidos incluso por el propio gobernador.

Si bien se habla de su alejamiento de la cartera de Salud, pocos creen que cambie la conducción.

Ahora la situación es más grave: hay pocos médicos para atender a la población, quejas por doquier y hasta fumigaciones con productos vencidos.

Comentá la nota