Ocaña y Capitanich aseguran que bajan los casos de dengue

La ministra de Salud, Graciela Ocaña, y el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, coincidieron en afirmar que "hay una disminución de casos" de dengue en esa provincia, antes de emprender una visita a Pampa del Infierno, una de las zonas más afectadas por esta enfermedad.
Ambos funcionarios destacaron el "trabajo conjunto" que la Nación y la provincia están realizando con motivo de este brote epidémico, que afectó a numerosas localidades chaqueñas.

Capitanich aseguró que "las medidas tomadas están dando resultado", y que en consecuencia se registra "una tendencia declinante" en la cantidad de casos detectados de dengue.

El gobernador y Ocaña se dirigieron a Pampa del Infierno, para interiorizarse de la situación en esa localidad, donde hubo muchos casos de dengue.

En tanto, el ministro de Gobierno de Chaco, Oscar Domingo Peppo, afirmó que la situación del dengue "está controlada, y siempre lo ha estado", si bien admitió que su provincia fue la más afectada por este brote epidémico.

Tras conocerse que en las últimas horas se produjo un caso fatal en el Chaco -el sexto en el país- Peppo salió a calmar las aguas diciendo que el tema "está bajo control", aunque reconociendo que "si ha existido en un lugar complicado, ese es el Chaco".

Peppo formuló estas declaraciones a una radio porteña y explicó que él contrajo dengue en una de las recorridas que efectuó por las zonas afectadas. "Tuve dengue, pero estoy mejorando. Ya estoy en franca recuperación. Mañana me estaré reintegrando totalmente a la función", señaló.

Peppo dijo que "hay que replantear la situación ambiental de los municipios, el rol de ciudadano y de cada uno", ya que "hay que poner mucho énfasis en la limpieza, el saneamiento del hogar".

Ayer, un hombre de 50 años murió en el hospital de Presidencia Roque Sáenz Peña, y se esperan los resultados de las muestras que se le tomaron, aunque los médicos sospechan que la causa sería el dengue.

Comentá la nota