Ocaña calienta la discusión entre los K: "Cobos es un buen hombre"

Ocaña calienta la discusión entre los K:
En una entrevista exclusiva, la voz disonante del gabinete señala que Julio Cobos “debe quedarse” y que el conflicto con el campo “se podría haber manejado mejor”. Considera que Néstor Kirchner "es mucho mejor que Obama".
El despacho habla de su fe kirchnerista. Por esa foto en la que abraza a Cristina, por aquella caricatura que la muestra con una K en el pecho, y por el televisor del extremo clavado en C5N. Aun así, Graciela Ocaña es una rara avis en el universo oficial. Tanto que impulsó denuncias contra el recaudador de la campaña de Néstor y Cristina y frenó un subsidio millonario a los gremios que prometen militar a favor del Gobierno. La ministra de Salud sostiene que en ambos casos existieron irregularidades y que a los que roban hay que investigarlos, aunque éstos sean familiares, amigos o los propios colegas del gabinete. “Soy políticamente incorrecta y eso les molesta a muchos, incluso a muchos de mi gobierno”, dice.

–¿El Gobierno manejó bien el conflicto del campo?

–Fue mal comprendido por la sociedad. El Estado quería redistribuir los recursos. Es parte del modelo que ofrecemos a la sociedad. Pero fue mal comprendido.

–No me contestó.

–Y… se podría haber manejado mejor.

–¿Cobos es un traidor, como dicen en el Gobierno?

–Es un buen hombre, equivocado, porque yo lo voté para que acompañe a la Presidenta.

–¿Debería renunciar?

–No, soy respetuosa de la institucionalidad. Y las renuncias no son buenas para la institucionalidad de un país. Cobos debería acompañar a la Presidenta.

–¿Pero si no lo dejan, no lo invitan a los actos, le retacean aviones para trasladarse? –…

–Además, Kirchner no lo trató bien en público.

–Ya le contesté de Cobos, no le pienso decir nada más.

–Hay quienes piensan en convertirla en candidata a diputada nacional por la provincia de Buenos Aires para darle una salida elegante del cargo. Para que “no moleste”.

–Una candidatura no es castigo ni un premio. Y como ministra hago lo que tengo que hacer.

–¿Va a ser candidata?

–Es irresponsable hablar de candidaturas cuando tengo responsabilidad de gestión.

–Pero la mencionan. A usted y a Sergio Massa.

–Sí, ya sé. En la Argentina soy como la eterna candidata.

–¿Le gustaría que Kirchner encabece la lista?

–Sí, es el mejor candidato. El que mejor representa el proyecto.

–¿No le asusta el frente opositor de Macri-De Narváez-Solá?

–Ellos son el neoduhaldismo. Nosotros vamos a profundizar el modelo económico social. Ellos no.

–Pero hace más de cinco años que gobierna el kirchnerismo.

–Y se mejoraron muchos indicadores. Se bajó la desocupación del 30 al 8 por ciento, se mejoró la distribución de la riqueza. Es verdad que faltan muchas cosas por hacer. Pero éste es el mejor gobierno que ha existido desde que yo nací, hace casi 50 años.

–¿Este gobierno es pragmático o progresista?

–Es claramente progresista. La recuperación de los fondos de las AFJP muestra un gobierno progresista. Acá se terminó con la Corte amiga del poder, hay un decreto de acceso a la información.

–Perdón, Massa dijo que era un gobierno pragmático.

–No soy un exégeta de Massa. Ser progresista no implica no ser pragmático. Somos las dos cosas, progresistas y prácticos.

–Carrió también dice ser progresista.

–Ella era una opción de centroizquierda y hoy es una opción de centroderecha.

–Kirchner compara a la oposición con la Alianza. Pero usted, Nilda Garré, Chacho Álvarez, entre otros, también la integraron. ¿No es contradictorio?

–Ya le dije, soy políticamente incorrecta. Mi carrera política no la basé en ser oficialista. Incluso en el kirchnerismo a muchos no les gustan las cosas que digo. Pero suscribo lo que dijo Kirchner respecto a que la Alianza se conformó para estar en contra de algo. Y llevó como candidato a un presidente conservador. Kirchner dice que no hay una propuesta alternativa al kirchnerismo. Yo fui de la Alianza y también su principal opositora. Con la Alianza queríamos terminar con la corrupción y estalló la Ley Banelco.

–¿Haber denunciado a Héctor Capaccioli, quien además de superintendente de Salud era el recaudador de la campaña kirchnerista, le trajo problemas?

–Mmm. Cristina y Néstor Kirchner no me han hecho un reproche. Pero perdí amigos, por no decir que gané muchos enemigos.

–¿Tampoco hubo reproches de Alberto Fernández?

–(Largo silencio). Eso no lo voy a contestar.

–También frenó subsidios millonarios a los sindicalistas. Me imagino que esto no le cayó bien a Moyano y compañía.

–Y sí, no tengo amigos en el mundo sindical. Salvo Alberto Piccinini (un dirigente de la UOM del peronismo de izquierda), los sindicalistas no me quieren.

–Por eso le decía que en un año electoral que no la quieran tanto podría acelerar su partida de un ministerio que administra tanto dinero.

–A mí me enseñaron que el que toma algo que no corresponde, que no le es propio, como los recursos del Estado, es un ladrón. Aunque sea mi amigo, mi hermano o lo que sea, lleva el mismo nombre. El robo es robo y el que roba es ladrón. La decisión de que yo siga o no es de la Presidenta.

–Usted que tiene la etiqueta de honesta…

–(Se enoja). ¡Mire, yo no hago de honesta, yo soy honesta! No es un valor extraordinario, es un valor mínimo para vivir en sociedad.

–Hay numerosas denuncias de corrupción contra funcionarios del Gobierno...

–Ningún funcionario puede decir que en su gobierno no hay corrupción. Pero hasta este gobierno la corrupción estuvo asociada a la impunidad. Ahora, cuando se denuncia, la Justicia investiga. No hay impunidad. Cuando llaman a indagatoria a un funcionario se lo echa.

–¿Está de acuerdo con implementar una boleta única o considera, como Aníbal Fernández, que ese proyecto opositor es un “mamarracho”?

–Hay que hacer una reforma política integral, no sólo cambiar una boleta. Hay que establecer también una nueva ley de financiamiento de los partidos.

–Hay quien dice que si se candidatea y gana va a terminar formando un monobloque.

–Deben ser los mismos que quieren expulsarme del proyecto, incluso de adentro del kirchnerismo. Yo ya estuve en una fuerza en donde por pensar distinto te declaraban “poste”. Los que estábamos en el ARI sabíamos que eso significa “no existir”. Yo voy a disputar espacios dentro del kirchnerismo. El peronismo ocupa un lugar central en el kirchnerismo, pero no se puede agotar ahí.

–Una revista del pingüino Rudy Ulloa, ex chofer de Kirchner, hizo un boletín de calificaciones de ministros y a usted le dio un bajo puntaje.

–Tendré que mejorar. ¿Usted cree que los pingüinos no me quieren? (se ríe). No me consta, no me consta (se ríe a carcajadas).

–¿No cree que se quiere cooptar a sectores del conurbano a través de la obra pública?

–Los que conocemos el conurbano sabemos que esas obras, que son cloacas, agua, calles, hospitales y escuelas, son necesarias.

–No me contestó la pregunta. Además ¿por qué esa obra pública la asigna Kirchner en Olivos si él no es presidente de la Nación?

–… Pasemos a otra pregunta.

–Cristina comparó a Obama con Kirchner. ¿Son lo mismo?

–Nooooo. Kirchner sacó a la Argentina de la crisis. Todavía no sabemos si Obama va a sacar de la crisis a Estados Unidos. Por eso para mí Kirchner no es como Obama, es muchísimo mejor que Obama.

Comentá la nota