La CTD obtuvo respuestas positivas del gobierno

Representantes de la organización se reunieron con la secretaria privada de Rosso. El municipio se comprometió a entregar alimentos en los próximos días.
Después de la concurrida marcha que la Coordinadora de Trabajadores Desocupados (CTD) Aníbal Verón realizó el viernes a la Municipalidad, la organización social pudo reunirse con el gobierno.

Si bien durante la movilización el subsecretario de Control Urbano, Oscar Clarencio, expresó a los manifestantes que sería la propia intendenta quien los recibiría, la jefa comunal dejó en ese lugar a su hija y secretaria privada, Lucía Isnaldi.

La reunión tuvo lugar en la mañana de ayer. Isnaldi comunicó a los representantes locales de la CTD que el municipio aportará, en los próximos días, carne para 100 personas, verduras, leche y otros productos alimenticios.

El reclamo de la organización social está relacionado con la apertura de un comedor en la parte más postergada del barrio Padre Varela, donde la CTD trabaja desde hace algunos meses. Esa labor ya se vio reflejada en la puesta en marcha de un merendero.

En el petitorio dirigido a Rosso que el viernes entregaron al funcionario Clarencio, explicaban que "el gobierno que usted representa ya se ha comprometido por escrito el día 25 de marzo de 2009 a aportar lo suficiente para garantizar la apertura de este comedor sin que a la fecha se haya tenido respuesta alguna".

"Asimismo, la falta de respuesta se ha evidenciado en los demás puntos en los que el municipio se comprometió ante un petitorio presentado por los vecinos del barrio con nuestra organización, habiendo dado respuesta únicamente a la entrega de gas envasado y préstamo de un vehículo municipal para el traslado de nuestros alimentos. Por lo expuesto, nos vimos en la obligación de reiterar nuestro pedido por considerar que el mismo es contenedor de cuestiones sociales urgentes: nada más y nada menos que el hambre de niños y ancianos", agregaban.

SALDO FAVORABLE

Juan Acotto es el máximo referente de la Coordinadora a nivel local. Terminada la reunión, contó a EL CIVISMO que "no se cumplió con lo pactado el viernes, ya que nos íbamos a reunir con la intendenta, pero nos terminó atendiendo su hija, porque supuestamente la intendenta tiene otros asuntos más importantes que atender".

Según el joven, Isnaldi responsabilizó del incumplimiento de las promesas realizadas en marzo a los funcionarios que participaron de aquel encuentro: Esteban Strambi, director de Emergencia y Atención Directa; José Armaleo, secretario de Gobierno, y Adolfo Sigwald, secretario de Obras y Servicios Públicos.

"Nos dijo que no quiere más intermediarios en la relación, y nos dio su número de teléfono para que tratemos directamente con ella. Quedaron algunos puntos pendientes que se tratarán en los próximos días", indicó Acotto.

Entre las cuestiones que restan definir se encuentran la entrega de materiales para mejorar las condiciones edilicias del lugar donde la CTD desarrolla su ayuda alimenticia a los vecinos y la puesta en vigencia de una cooperativa de trabaja, punto que el gobierno había ofrecido a la organización.

"Mañana (por hoy) ella se comprometió a ir al barrio. Quiere corroborar que todo es verdad, parece que no nos cree. Me parece que tendría que haber ido antes al barrio, y no ahora. Lo que quedó en el aire es el reconocimiento de nuestra acción en el barrio como la acción de una organización social que tiene una postura política y no como un organismo que asiste al barrio porque sí", expresó.

Acotto también aclaró que el gobierno "no quiere que le llamemos comedor, sino una entrega de viandas, porque en teoría ellos quieren que los chicos coman en sus casas, algo que es totalmente discutible, porque si este gobierno quisiera podría aplicar políticas para que cada persona pueda comer en la casa por medio de trabajo propio, y no de la asistencia de una vianda, porque si vamos al caso también es indigno que te tengas que llevar una vianda a tu casa".

En la reunión también se discutió la modalidad utilizada por la CTD: "Nos criticaron la presencia de pibes encapuchados y con palos, y la presencia de gente de afuera. Todos sabemos que ellos hacen actos donde reparten choripanes y con gente que viene de afuera. Este gobierno llenó el municipio de funcionarios y otras personas de afuera implementando en Luján una modalidad que tampoco es común. En nuestro caso se trata de medidas de seguridad para con nuestra gente, que en su mayoría son mujeres con chicos que laburan en los barrios y no las vamos a exponer a la represión policial".

Comentá la nota