Obreros de PCP volvieron a tomar la planta

El secretario general del Sindicato Papelero, Mario Ezcurra, dijo en FM Universidad que “ayer tuvimos una audiencia conciliatoria con la empresa, en la que la empresa tenía que responder sobre los sueldos nuestros, que nos adeuda PCP, de los meses de noviembre, diciembre, enero y febrero, en alguno de esos meses nos habían dado adelantos de 300, 200 o 150 pesos, y tenían que entregarnos el martes pasado 150 pesos, en esa audiencia la empresa se declara insolvente que no puede asumir el pago de esos jornales que nos debe a los trabajadores y que se les hace imposible pagar esos últimos 150 pesos”.
El gremialista agregó que en la reunión “hizo el ofrecimiento de la venta de 200 toneladas de pasta a un valor de un 25%, lo que significa 300 pesos cada uno, cuando se haga efectivo el cheque, que no tiene fecha tampoco”. “Somos obreros de Benfide Sociedad Anónima, estamos al servicio de PCP, por eso atento a que la empresa dijo que ya no tiene solvencia y no puede responder por los sueldos, nosotros tomamos la fábrica y solicitamos en carácter de urgente que viajen los directivos de Buenos Aires que serían el señor Oscar Muiña o Néstor Anteodoro, que es el presidente de Benfide para tratar este tema, atento a que PCP ha dicho que no puede asumir esta situación, son ellos los responsables directos porque la razón social es Benfide”, dijo Ezcurra.

El gremialista papelero también comentó que en la asamblea realizada ayer con los trabajadores de Benfide se decidió viajar el próximo martes a Posadas para pedir al gobierno provincial que intervenga la empresa. La toma de la planta se resolvió como medida de fuerza, pero también para preservar los elementos de trabajo y evitar de esa forma que se produzca un vaciamiento, según comentó Ezcurra. Los trabajadores de PCP mantienen la protesta no solo en reclamo de sus haberes atrasados, sino también por la continuidad laboral.

Hay algunos obreros que llevan más de 35 años empleados en esa empresa, que a raíz de las sucesivas crisis cambió varias veces de denominación, y por su edad (más de 60 años en algunos casos) no conseguirían trabajo en otros lugares.

Esta nueva crisis se suma a una que ya atravesaron el año pasado antes de que se haga cargo la nueva conducción, debido a esto sus familias no están pudiendo hacer estudiar a sus hijos y les están cortando los servicios como el de energía eléctrica

Comentá la nota