Obreros de UCAL se movilizarán el jueves hacia la Legislatura y Casa de Gobierno

Los obreros de la planta UCAL de Barranqueras que cerró sus puertas a fines de diciembre del año pasado, siguen esperando una solución definitiva a su situación y reclaman se avance en la posibilidad de expropiación de la textil para que la misma pueda seguir produciendo.
En este contexto en la asamblea del fin de semana de la que tomaron parte no solamente los obreros, sino también comisiones vecinales, ONG y sectores sociales se definió realizar una manifestación hacia Casa de Gobierno el jueves con la finalidad de conseguir en forma urgente audiencia con el gobernador de la provincia, Jorge Capitanich para que se apure una salida a este conflicto de largo tiempo.

En este sentido los empleados de la planta Javier Rossi y Víctor Puchatt, acompañados por el dirigente Aurelio Díaz, dieron detalles en NORTE sobre la decisión de la asamblea y la movilización del jueves que tendrá como punto de encuentro el mástil mayor sobre avenida 9 de Julio a las 10.

“La marcha pasará primero por la Legislatura para plantear el pedido de expropiación de la planta de UCAL, la que tiene deudas con sus trabajadores desde hace dos años”, señaló Díaz quien indicó que “el pedido principal es que comience a funcionar la planta y que se tome una resolución similar a la reciente con el Frigorífico Resistencia y la planta textil de Villa Angela expropiada para que los trabajadores se hagan cargo. Entendemos que con muy pocos pesos se puede tener 200 personas con trabajo genuino”.

En tanto los trabajadores indicaron que el pedido de audiencia es en base a la necesidad concreta de que el mandatario provincial brinde una respuesta, ya que recordaron los compromisos efectuados con anterioridad. “No queremos más intermediarios, pretendemos una respuesta directa”, dijo Rossi quien junto a Puchatt señalaron que las medidas paliatorias desarrolladas hasta el momento no se cumplieron de manera adecuada explicando que “los subsidios mensuales que acordó entregar el gobierno se cumplieron en forma parcial ya que en ocho meses solamente recibimos cuatro cuotas de 500 pesos como ayuda, ahora hace dos meses que no tenemos nada. Por esta situación es que queremos una entrevista con Capitanich, porque estamos cansados de los intermediarios que nunca nos dan notificación y no nos dicen lo que está pasando”.

Explicaron que el compromiso del gobierno era que dentro del paquete de deuda con el Banco Nación el gobierno se haría cargo de la deuda a condición de que la planta pase a manos de la provincia y de esta manera determinar una salida para que entre en producción y se solucione, en principio, la situación de los 56 trabajadores. Sin embargo, comentaron que en el medio siguen apareciendo desde la gerencia tratando de acordar los despidos del personal con el compromiso de que no inicien acciones legales y prometiendo a cambio la incorporación cuando retome la actividad la planta. Movilizados por estas maniobras que reclaman celeridad en una definición y advirtieron que en caso de que esta semana no existan respuestas las acciones a seguir serán la “toma de la planta” .

Comentá la nota