Obreros tomaron de rehén a otro CEO en Francia

Además un banquero británico fue agredido por no devolver su bonificación de lujo.
Diez días después del secuestro del CEO de la empresa Sony por sus obreros, la situación volvió a repetirse en un laboratorio en Loiret, Francia.

Los asalariados de una empresa farmacéutica secuestraron a su director, después de 17 horas de infructuosas negociaciones salariales. Cuando en Gran Bretaña analizan llevar a la justicia por fraude al Royal Bank of Scotland, la casa escocesa de sir Fred Goodwin, su último jefe, fue atacada y su auto vandalizado en la madrugada del miércoles por desconocidos. Sir Fred se negó a dejar de cobrar la pensión de 700.000 libras, cuando abandó el banco en bancarrota y con 20.000 personas despedidas.

Son dos caras de la crisis global, en dos países diferentes. Pero tanto en Inglaterra como en Francia producen inquietud en todos los sectores.

La decisión de secuestrar al director de 3M en Pithiviers, en la region de Loiret, se produjo el martes, después de que los obreros decretaran la huelga ilimitada desde el 20 de marzo y luego de que las discusiones para reducir despidos y condiciones de indemnización fracasaran. El secuestro se efectuó cuando el director industrial Luc Rousselet y los trabajadores no llegaron a un acuerdo por el pago de las horas en huelga.

'Si ellos quieren que volvamos al trabajo mañana, deben pagar las horas", advirtieron los sindicatos.

Luc Rousselet respondió: "Yo lo rechazo porque los que hicieron la huelga deberán asumirla y sería injusto con los que no la hicieron".Su respuesta produjo la ruptura de las negociaciones y fue encerrado en su oficina hasta ahora.

Los asalariados se oponen al plan de supresión de 110 empleos sobre los 235 que aún continúan y las condiciones que acompañan estos despidos. Los huelguistas exigen una renegociación de las condiciones de despidos, una prima de transferencia, gastos de mobilidad por 24 meses y garantías para los restantes asalariados.

"Si 3M se quiere reorganizar, deberá pagar" dijo Jean Francois Caparos, delegado afiliado a Fuerza Obrera. "Si debemos hacer como con Sony, lo haremos. El director está secuestrado y seguirá así hasta que lleguemos a un acuerdo", dijeron los obreros.

El ejecutivo dijo entender "la angustia" de los trabajadores y admitió que él sabia "que corría un riesgo al venir a la fábrica". Christian Piccolo, el subprefecto de Pithiviers, y Marie Therese Bonneau, la alcalde socialista, recibieron a los asalariados después de una manifestación y acordaron mediar. Las negociaciones continuaron todo el día de ayer y proseguirá hoy.

En Edimburgo, la casa y el automóvil Mercedes Benz S600 del ex jefe del Royal Bank of Scotland fueron atacados durante la noche.El ejecutivo de 50 años produjo bronca social y en el gobierno al negarse a entregar su pensión de 700.000 libras al año a pesar de que durante su gestión el banco tuvo las peores pérdidas de su historia y costó un rescate del gobierno de 20 billones de libras. La pensión había sido considerada "injustificada e inaceptable" por el primer ministro Gordon Brown y "obsceno y grotesco" por los parlamentarios británicos.

El banco admitió que se había dispuesto un operativo de seguridad en la casa del ex banquero después de su retiro.

Comentá la nota