Obreros textiles realizaron seis bloqueos de rutas en Tucumán

La Unión Industrial acusa al Gobierno nacional de incentivar las paritarias conflictivas. El Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria. Piden una suma fija de $ 500. Les depositaron $ 150
Trabajadores de las seis fábricas textiles de Tucumán realizaron piquetes en seis puntos de la provincia. Reclaman a a los industriales que se comience a negociar una mejora salarial.

El apoderado del gremio, Luis Salado, afirmó que las empresas depositaron $ 150 en las cuentas de los obreros (son unos 3.600), sin haberlo consensuado. Afirmó que pedirán, como mínimo, una suma fija de $ 500. La protesta, según aseveró, recibió un acatamiento del 100% en Tucumán, al igual que en el resto del país.

En la Capital Federal, según la agencia Télam, los obreros marcharon hacia la sede del Ministerio de Trabajo de la Nación.

La Asociación Obrera Textil (AOT) tenía programado efectuar el martes otro paro, pero el Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria por 15 días hábiles. "Es una decisión que vamos a acatar", dijo Salado.

En Tucumán, los cortes fueron intermitentes y se habilitó el paso de los casos urgentes. En la ruta nacional 38 se hicieron dos: uno en Aguilares, frente a Alpargatas, y otro en Famaillá, frente a Santista. En la 301, ex 38, protestaron a las puertas de Tecotex, en Lules. Dos cortes más se efectuaron en la 304: uno en el kilómetro 10,5 (Los Gutiérrez), en San Nicolás, y el otro en el kilómetro 11,5 (Las Piedritas), en Pol Ambrosio. El último piquete se hizo sobre la 302, en Colombres, frente a Hispania. En el corte de Alpargatas se formaron a ambos lados de la ruta colas de vehículos de hasta 3 km.

"Hay gente que cobra $ 1.100 de bolsillo. Esto no puede ser. El sector está mejor ahora. Gracias al Programa de Recuperación Productiva de la Nación las cuatro textiles del norte han mejorado mucho. Las barreras contra las importaciones han mejorado el mercado interno. Las textiles no están quebradas como en 2001", enfatizó Salado.

El presidente de la Unión Industrial de Tucumán, Felipe Salas, atribuyó el conflicto a la venia del Gobierno nacional para que los sindicatos reclamen sumas fijas, sin considerar la situación de las empresas. "El Gobierno fogonea paritarias conflictivas. El atraso del tipo de cambio, el alza de un 500% en los salarios, la suba de los servicios públicos y de los insumos, como el algodón, y la competencia desleal con productos importados a causado severos perjuicios al sector textil. Se hace ya mucho esfuerzo por sostener las fuentes de trabajo", aseveró.

Comentá la nota