Obreros de Skanska mantienen los cortes de ruta

En la ruta 3 y 26 sólo dejan pasar a los automovilistas que no tienen relación con la actividad petrolera.

Los trabajadores de Skanska resolvieron ayer mantener los piquetes en las rutas de los accesos sur y norte de la ciudad. En asamblea decidieron no acatar la conciliación obligatoria.

"Recién nos dieron audiencia para el 2 de octubre. Parece que la necesidad de la gente, de los 100 compañeros sin trabajo, no es considerada una urgencia", sostuvo Omar Salvo, vocero de los trabajadores en conflicto.

Desde hace dos días, trabajadores de Skanska mantienen un piquete en la intersección de ruta 3 y 26 en reclamo de la continuidad laboral frente al vencimiento del contrato de la empresa con la operadora Pan American Energy.

La medida de fuerza contempla impedir el paso de los vehículos que trabajan para empresas petroleras; sólo dejan circular a los autos particulares.

"Queremos que nos garanticen puestos de trabajo, pero no hay compromiso. Dictaron conciliación y pusieron una audiencia recién para octubre; no hay garantía para los trabajadores despedidos", insistió Salvo.

En tanto, el delegado Antonio Nieves sostuvo que "la única noticia que tuvimos de las autoridades es que nos querían desalojar; de que sino levantamos nos reprimen. No están entendiendo que no es solamente el caso de los de Skanska; esto está pasando en otras empresas y va a empeorar".

Después de la reunión del miércoles en la delegación de la Secretaría de Trabajo provincial, con representantes de la empresa y la operadora, los trabajadores afirmaron que "no tuvimos respuestas; solamente nos dijeron que el contrato está vencido, pero acá el problema de fondo no se resuelve. Nos dijeron que, por ahora, Skanska no sabe a quién le van a dar los contratos; van a lanzar la licitación, pero no nos garantizan que esas empresas nos tomen".

En ese marco, indicaron que la empresa les propuso esperar. "Pero nosotros queremos seguir trabajando y no quedar tirados en la calle sin respuestas; encima los Petroleros no nos quieren representar, y no nos quieren pasar como hicieron con los trabajadores de otras empresas. Entonces la empresa se aprovecha".

Nieves agregó que "hubo un ofrecimiento económico y eso se podría agarrar si hubiera una garantía de que después del 15 de enero vamos a estar trabajando. Pero vemos que no hay ningún compromiso de parte de la operadora".

Ayer las medidas se endurecieron porque además de piquetes en el cruce de las rutas 3 y 26, se instalaron en el ingreso a Rada Tilly, Pampa del Castillo y en ruta 39, en la zona de Diadema.

Alrededor del mediodía, personal policial se acercó hasta las rutas 3 y 26 para informarles a los manifestantes que debían levantar los piquetes. "Nosotros lo único que decimos es que estamos amparados por la Constitución; estamos pidiendo trabajo digno, y si ellos tienen ganas de reprimirnos estarán faltando a la Constitución. Nosotros estamos convencidos con lo que estamos haciendo: pedir trabajo no es delito", concluyó Salvo.

Comentá la nota