Obreros piden informalidad para cobrar la asignación universal

La discusión se dio ayer luego de que un empresario dijo que un grupo de trabajadores de su empresa pidió "estar en negro" para cobrar el beneficio por hijo. Desde la UOCRA y la Cámara de Construcción criticaron esta posición.
La asignación universal por hijo, para protección social, implementada por el Gobierno de la Nación con el fin de ayudar a trabajadores desocupados o en "negro", generó polémica ayer en Corrientes cuando un empresario indicó que obreros de la construcción pidieron ser traspasados al mercado informal para cobrar la misma.

Rápidamente, desde la Cámara de la Construcción de Corrientes y desde la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA) -Seccional Corrientes-, criticaron los dichos y aseguraron que se trata de una desinformación de los trabajadores.

Jorge Cohen, empresario de la construcción, dijo que un grupo de trabajadores "en blanco" pidió autoexcluirse de sus beneficios sociales y solicitaron salir del área formal. Según el dueño de una empresa constructora, un grupo de albañiles solicitó traspasarse al mercado informal para cobrar el beneficio de 180 pesos por hijo, que lanzó la presidente Cristina Kirchner.

Según el análisis del empresario de la construcción, los albañiles "prefieren estar en negro", ya que así el sistema lo permite. Los trabajadores consideran conveniente para su bolsillo cobrar una asignación familiar, planes sociales y realizar trabajos esporádicos.

Desde la UOCRA se criticó los dichos del empresario. El secretario general de la seccional Corrientes, Juan Avalos, dijo, "lamentablemente hay empresarios que están acostumbrados a tener los trabajadores en negro; ahora están queriendo aprovechar el desconocimiento de compañeros".

Según explicó Avalos, la mayoría de los obreros de la construcción cobra 180 pesos debido a la cantidad de horas que trabajan. "Casi todos cobran más de 2.000 pesos por mes, por lo tanto, le corresponde 180, en caso de estar por debajo, reciben 160", dijo el sindicalista que, además, explicó que los 20 pesos que se pierden se ven compensados por los beneficios sociales, de salud y sindicales que recibe el trabajador.

"Esto nos demuestra que están molestos con el blanqueo, porque tuvieron mucho tiempo al trabajador en negro", dijo Avalos, quien aseguró que desde el gremio saldrán a hacer concientización.

Pero quizás, quien más claridad llevó a la situación, fue el presidente de la Cámara Argentina de la Construcción delegación Corrientes, Martín de la Vega. "Sólo por desconocimiento un trabajador puede querer pasar al mercado informal", manifestó y añadió que "el que trabaja en blanco tiene el beneficio de cobrar ART (aseguradora de riesgo de trabajo), obra social, asignación, entre otras cuestiones".

De la Vega además explicó que "la UOCRA mantiene uno de los niveles de salario más elevado", que estriba entre los 1.700 y los 1.800 pesos. Según la visión del empresario, "el problema no es la persona que está en blanco y quiera pasar en negro, el problema de la asignación universal es que propende a que las personas que están en negro se mantengan en negro".

La discusión en torno de este tema recién empieza. Mientras que quienes pueden acceder en la actualidad están realizando largas filas para hacer los trámites ante la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSeS), emergiendo desde la entrañas de la ciudad, la pobreza y la desigualdad existente en Argentina.

Largas colas para cumplimentar los trámites

Cientos de padres poblaron ayer las adyacencias del Registro Provincial de las Personas, en su sede de peatonal Junín, en búsqueda de cumplimentar los trámites para percibir la asignación universal por hijo, recientemente lanzada por el Gobierno nacional.

La larga fila humana prácticamente rodeó toda la plaza Vera. Allí podía apreciarse a madres con niños en brazos, padres, algunas abuelas y, por sobre todo, a muchos jóvenes que buscaban certificar su condición de progenitor.

Los embates de las lluvias que ayer arreciaron la ciudad no hicieron mella en quienes estoicamente soportaron el clima con la premisa de poder acceder a los 180 pesos dispuestos como asignación por hijo.

En tanto, similar panorama se observaba en las instalaciones del Correo y de la oficina de Gerencia de Empleo, donde otra "multitud" hacía cola para también avanzar en los trámites burocráticos que acrediten su paternidad ante la ley. En ese sentido, se espera que hoy, el "paisaje" en ambos organismos, vuelva a ser el mismo, ante la cantidad de personas que buscan acceder a ese beneficio que se pagará los primeros días de diciembre.

Comentá la nota