Obreros municipales siguen en huelga por tiempo indeterminado

Dijeron que no levantarán el paro hasta que cobre el último de los changarines, y renovaron su repudio a los asesores.

Unas 100 personas, entre empleados de la Municipalidad de Salvador Mazza, delegados gremiales del departamento San Martín y familiares de aquellos, participaron ayer a la mañana de la asamblea realizada en las puertas del edificio comunal, en la que se decidió, por unanimidad, continuar la huelga por tiempo indeterminado hasta tanto cobren sus haberes hasta el último de los changarines.

Durante la reunión, el secretario general de ATE San Martín, Fermín Hoyos, informó a los presentes que no se había llegado a ningún arreglo con las autoridades en el encuentro mantenido en dependencias del Grand Bourg el martes, y que sólo habían alcanzado a los obreros y gremialistas una propuesta de pago.

"El problema es que la Provincia no garantizó el cronograma de pagos propuesto por el intendente Carlos Villalba cuando preguntamos quién avalaba esa propuesta", dijo Hoyos.

Otro tema que los trabajadores trataron ayer durante la asamblea fue el unánime repudio a los asesores de la comuna designados por el intendente, y manifestaron su intención de "no abandonar el plan de lucha hasta que esos señores abandonen el pueblo para siempre".

"La actividad en la Municipalidad es totalmente nula. Las puertas están cerradas y la huelga se desarrolla en paz", informó Hoyos.

Desmentida de concejales

Por otra parte, Hoyos informó que durante la asamblea se hicieron presentes en el lugar cinco de los concejales recientemente asumidos en Salvador Mazza, quienes manifestaron su apoyo a la medida de fuerza y se sumaron voluntariamente a la olla popular instalada por los obreros en las puertas del edificio municipal.

Luego dijo que "los ediles se presentaron a desmentir que hayan llegado a un acuerdo con el intendente para que los asesores permanezcan en sus funciones hasta fin de año".

El martes se difundió aquí la noticia de que Villalba había logrado el aval de los concejales para renovar su confianza a los cuestionados asesores. De allí que la mayoría de los miembros del cuerpo hayan adoptado la postura de desmentir al jefe comunal y sumarse a la olla popular de los municipales.

Finalmente, Hoyos agradeció a la "comunidad de Pocitos en general, porque nos está colaborando con víveres y agua para la olla popular de los compañeros en conflicto".

Comentá la nota