Obreros de Mahle se entrevistarán con el ministro Tomada

Los 150 trabajadores de la planta rosarina de Mahle se llevaron ayer de la reunión con autoridades del gobierno nacional y provincial —volvieron a presentarse los directivos de la firma— la promesa de que el próximo viernes serán recibidos en Buenos Aires, a las 11, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, quien les informaría de primera mano las negociaciones para que la fábrica pase a manos de aros Kim.
Aunque también podría prosperar una nueva opción, la de otra empresa que apareció en los últimos días tras conocerse que quedaba un tercio de la plantilla, de los alrededor de 450.

Como especulaban las partes previo al encuentro de ayer, la conciliación voluntaria fue extendida hasta pasada las elecciones locales, el 29 de septiembre. En la misma situación quedaron los operarios de Dametal, una firma tercerizada de la compañía germana en Rosario.

Después de casi cinco meses de cerrada la fábrica, los operarios que apuestan a la reactivación de la fábrica definen, en estas horas, si "calientan motores" hasta llegar a la reunión con Tomada mediante una medida que hicieron famosa en el mundo los trabajadores japoneses: en este caso poniendo en marcha la línea de producción de la planta de aros de pistón, que la compañía alemana decidió cerrar.

Si bien se preveía la extensión de la conciliación voluntaria, los delegados se retiraron ayer un poco más animados de encontrar una salida favorable.

Los representantes de la cartera laboral nacional en Rosario reiteraron ayer el interés del Ejecutivo de reabrir la planta. También se conoció que los directivos de aros Kim están avanzando en los avales para poder acceder a los créditos que en su momento se ofrecieron, básicamente, a través del Banco Nación. En tanto, las 300 personas que aceptaron la indemnización de Mahle ya cobraron una parte de lo convenido con la Unión Obrera Metalúrgica (UOM).

Comentá la nota