Obrero murió sepultado en un trágico derrumbe

Ocurrió ayer en la avenida Monteverde y la calle Gauna, mientras se encontraba desarrollando tareas destinadas a la ampliación del servicio de cloacas.
La víctima tenía 37 años de edad, trabajaba 8 horas al días y por menos de 1200 pesos al mes. Viajaba hasta Varela desde González Catán. Por el mismo incidente -el desmoronamiento de un zanjeo- también tuvo que ser internado otro operario, de 23 años de edad, quien ya fue dado de alta en el hospital "Mi Pueblo"

Dos obreros de la construcción quedaron sepultados bajo tierra en la obra que trabajaban sobre la avenida Monteverde, del barrio varelense de Villa Aurora. Gracias a la rápida intervención de sus compañeros de obra y de los bomberos voluntarios de Florencio Varela uno de los operarios fue rescatado con vida, mientras que el otro quedó aprisionado por una pared y falleció a raíz del aplastamiento del tórax.

El lamentable episodio se gestó a las 10:30 de ayer en la esquina de la calle Gauna y Avenida Monteverde, donde la empresa Mako, subcontratada por Dycasa, firma que ganó la licitación para realizar todas las obras de agua y cloaca, en el marco del préstamo del Banco Mundial, realizaba un conducto en búsqueda de realizar un túnel por debajo de la avenida Monteverde. Pero claro, por la avenida pasa el tránsito pesado y el pavimento vibra. Los peritos no descartaban que éste haya sido uno de los factores que generó el derrumbe. En el pozo, a dos metros y medio de profundidad, estaban trabajando Angel Herrera, de 24 años, afincado en Bosques y Moscoso Mario Acuña, de 37 años, afincado en González Catán, partido de La Matanza, desde donde viajaba a diario a Varela para trabajar en la obra y por 1150 pesos al mes, a cambio de 8 horas (9 a 17 horas). Los dos obreros, de nacionalidad boliviana, no tuvieron la posibilidad de salir ante el movimiento de la tierra. "Todo fue de golpe, la tierra los tapó y vino nuestra desesperación para sacarlos. Con la máquina retroexcavadora sacamos un poco de tierra pero fuimos nosotros, los compañeros, que sacamos tierra con las manos y a palada limpia", recordó Juan, otro obrero que buscaba hacer catarsis con la tragedia vivida.

De inmediato llegaron los bomberos voluntarios para con su colaboración tratar de rescatar a los trabajadores. Herrera fue rescatado con un severo shock y en una ambulancia del SUME varelense fue trasladado de urgencia al hospital Mi Pueblo.

A lo largo de la jornada de ayer el obrero se recuperó y en horas de la tarde-noche fue dado de alta. La suerte de Acuña no sería la de su compañero. Tras excavar casi hasta el fondo del pozo, que en definitiva era parte de la red cloacal, el cuerpo del obrero boliviano fue descubierto bajo una pesada pared que se había derrumbado. Los escombros habían aplastado el tórax de Acuña, hecho que le generó la muerte en el acto. Ahora la amarga tarea tenía como fin el hecho de colocar el cadáver en una bolsa negra, para trasladarlo a la morgue de Ezpeleta.

La seguridad del lugar quedó a cargo de la comisaría segunda de Florencio Varela a la que la Fiscalía de turno local ordenó la carátula de muerte por accidente. Ahora vendrán las responsabilidades. El municipio varelense emitió anoche un comunicado de prensa en el que daba a conocer el hecho y aseguraba que Dycasa tiene su cobertura necesaria para todo el personal involucrado en este tipo de obras de infraestructura. ¿Qué pasará con las medidas de seguridad? ¿Se podría haber evitado el derrumbe? La Justicia tiene la última palabra.

Comentá la nota