Obras sociales deben 40 millones de pesos al sistema de salud pública

Del total, unos nueve millones corresponden al período enero- julio de este año. Las sindicales, el Pami y los seguros contra accidentes son los mayores deudores. Desde la Provincia afirman que la situación, sumada a otros factores, ejerce una fuerte presión al sector, agravada por la pandemia de gripe A y la epidemia de dengue.

Desplazamiento de los sectores más vulnerables, presión sobre un sistema de salud cuasi saturado y el constante trabajo a cama caliente de profesionales médicos, son algunas de las consecuencias producto de la deuda que mantienen las obras sociales con el Estado provincial. Y es que actualmente el 50 por ciento de quienes se atienden en hospitales públicos -principalmente por emergencias- posee cobertura asistencial.

Hasta julio de este año, la deuda acumulada ascendía a los 39.301.856 pesos, contemplando sólo los casos en que se constata que el paciente atendido en los hospitales públicos tiene obra social -se calcula que un 37 por ciento lo oculta-. De ese total, casi nueve millones corresponden al período enero- julio de este año.

Si a ello se le suma la difícil situación financiera por la que atraviesa el sector de atención privada -que el año pasado causó el cierre de 5 clínicas del interior provincial y que en lo que va de 2009 ya puso a 60 centros de atención privada en riesgo-, y el virtual agotamiento del sistema público luego de luchar durante casi seis meses con la epidemia de dengue primero, y la pandemia de gripe A después, el panorama se agrava.

Según explicó a este diario el titular del Registro Unico de Prestadores de la Salud de la Provincia, Gustavo Dellamaggiore, todos estos factores terminan afectando cada vez más a la esfera del servicio público cordobés, que debe cubrir los vacíos cada vez con mayor urgencia.

"El corrimiento de pacientes desde el sector privado al público es una tendencia en franco crecimiento. Si a los problemas estructurales del sector se le suma que las obras sociales no pagan por las prestaciones realizadas por el Estado, la situación no sólo empeora, sino que una posible solución a muchos problemas, como lo es el pago de más de 39 millones, debe descartarse", señaló.

Desencadenantes

Teniendo en cuenta que el estado de mora se mantiene a una tasa de firme crecimiento, el Estado provincial resolvió en 2007 instalar una Oficina de Recuperación del Gasto en los 36 hospitales públicos de Córdoba, medida que no surtió el efecto esperado. Lejos de atribuir alguna falla al sistema, Dellamaggiore afirmó que los factores desencadenantes se relacionan, en cambio, con una abrupta baja de la capacidad de atención privada, un incremento en el régimen de prestación pública y una disminución de la capacidad de pago de parte de las obras sociales.

"Si la deuda es de estas dimensiones, hay que imaginarse lo que sería sin el régimen de recuperación estatal. Lo cierto es que hoy por hoy los hospitales estatales trabajan a cama caliente todo el año (sobre todo aquellos como el Hospital de Urgencias abocado a la atención de accidentados) y los equipos médicos se terminan desgastando", agregó el funcionario.

El ranking de obras sociales que más deben al Estado provincial está encabezado por las de origen sindical, seguido por el Pami y las prestadoras de seguros contra accidentes (ART-seguros de automóviles).

"Toda esta situación lleva al desplazamiento del que verdaderamente no puede pagar una obra social y ejerce presión sobre el sistema público donde los presupuestos se van desfasando de a poco, sobre todo si tenemos en cuenta las emergencias sanitarias de ahora: gripe A, dengue, déficit habitacional", concluyó Dellamaggiore.

"La situación genera el desplazamiento de quienes verdaderamente no pueden pagar una obra social", afirmó Dellamaggiore.

Comentá la nota