Las obras sociales le deben $21,5 millones a los hospitales de Mendoza

La suma corresponde a prestaciones recibidas desde el 2006 por afiliados de entidades que no pagaron los cánones establecidos. La Provincia padece los arreglos de los sindicatos poderosos.
Una parte del desfinanciamiento del sistema público de salud de la provincia se debe a la relación con las obras sociales. Los hospitales estatales están obligados a atender a los afiliados de las entidades que –beneficiadas por los resultados de las presiones sindicales a nivel nacional– les pagan poco y tarde a esos nosocomios, cuando no dejan deudas millonarias que el Estado nunca puede cobrar.

Desde el 2006 al 2008, el conjunto de obras sociales que recurrió a los hospitales públicos dejó sin pagar $13,5 millones en concepto de prestaciones que fueron efectivamente cumplidas por éstos. Mientras, en los primeros ocho meses de este año, las arcas de los hospitales cobraron $8 millones menos de lo que facturaron por prestaciones a afiliados de obras sociales, entre las que están las sindicales, pero también la de los Empleados Públicos: OSEP.

Las obras sociales tienen un margen otorgado por ley de 60 días para saldar los costos de las prácticas médicas recibidas por sus afiliados en efectores públicos. Entonces, la diferencia de $8 millones entre lo facturado y lo recaudado este año no se puede adjudicar completamente a una mora incobrable.

En cambio, los millonarios montos acumulados en los años anteriores difícilmente sean recuperados por el Estado. Esto, a pesar de que para cumplir con los controles se llevan adelante gestiones de cobro por las vías administrativa y judicial.

Comentá la nota