Obras Sanitarias no cumpliría con el plan de inversión desde hace 12 años

La empresa exige aumento de tarifas, pero el servicio empeora cada día. En el Gobierno hablan de faltas graves.
Mientras la concesionaria del servicio de agua potable y cloacas reclama

nuevos aumentos tarifarios, las quejas de los mendocinos se multiplican y

esto profundiza el malestar en el Gobierno. Es que ayer, mientras el reclamo

de los vecinos de Godoy Cruz casi termina en incidentes, la empresa

–mediante una campaña publicitaria– informaba sobre una millonaria

inversión de casi 300 millones de pesos en los últimos 10 años (ver aparte). Y

en este sentido, el Gobierno parece mirar desde la tribuna mientras analiza el

plan de inversiones que Obras Sanitarias presentó ante el Ente Provincial del

Agua y el Saneamiento para los próximos años y que da cuenta de una

posible inversión en infraestructura de 225 millones de pesos.

Lo que sí está claro es que la desinversión lleva más de 12 años. Así lo

analizó el actual titular del ente de control, Javier Montoro, quien tiene en sus

manos un informe que evidencia la desinversión detallada por períodos. Así,

el paquete de obras prometido para la primera etapa de la concesionaria

–esto es desde 1996 hasta el 2004– era de 100 millones de pesos, de los

cuales sólo se ejecutaron 16. Así, 14 por ciento de lo que estaba proyectado

es lo que la empresa cumplió, el resto quedó en el olvido.

Pero el incumplimiento siguió porque en el 2004 se firmó otro acuerdo a

través de la Carta de Entendimiento, mediante la cual la prestataria se

comprometía a destinar 7 millones de pesos entre el 2005 y el 2006. De esta

suma sólo se cumplió con 32 por ciento, por lo que casi cinco millones de

pesos habrían quedado nuevamente en el olvido. Esto siempre según la

versión del ente regulador, órgano por el que durante estos 12 años pasaron

cinco administraciones, lo que descarta todo tipo de posibilidad de ligar el

incumplimiento a la connivencia política del gobierno de turno. Desde la

empresa reinó el silencio y hace días sólo se limitaron a informar que el plan

de inversiones que presentaron al Gobierno puede ser consensuado, con lo

que dejaron abierta la puerta para el diálogo.

en alerta. El Gobierno sigue viendo cómo se multiplican los reclamos. Ante la

falta de infraestructura y el crecimiento vegetativo que no cesa, el

incumplimiento enciende la alerta roja.

Ante este panorama, la administración jaquista deberá decidir antes del 31 de

marzo si acepta el nuevo plan de inversiones que propone la concesionaria.

Ese día, los técnicos del EPAS deberán dictaminar si, con lo propuesto, la

prestataria puede elevar la producción de 25 a 27 metros cúbicos por

segundo y garantizar el abastecimiento para los próximos años.

Mientras, paralelamente a este análisis, en unos días se conocerá el llamado a

licitación para la consultora que deberá encargarse de dictaminar de cuánto

es el aumento de tarifas que se le puede autorizar a la compañía para que

esta siga siendo rentable.

En el Poder Ejecutivo prometen que de no aceptarse el plan de inversiones, el

aumento tarifario no prosperará ni un solo paso en la maraña oficial.

Comentá la nota