"Las obras del puerto siguen los ritmos que estaban previstos"

El Administrador del Puerto de San Nicolás aseguró que las millonarias obras que espera esa terminal portuaria atraviesan los pasos administrativos habituales. La confianza del Jefe portuario se manifiesta en un momento en que el conflicto del "impuestazo" generó alguna incertidumbre.

Para los portuarios, y sobre todo en San Nicolás, la aprobación de la reforma tributaria para la provincia, significó una enorme preocupación. El artículo 26 de aquella Ley establecía impuestos a la carga y descarga de mercaderías, algo que según lo sostuvieron tanto empresarios como trabajadores de la actividad portuaria, atentaría contra la competitividad del Puerto de San Nicolás, frente a las ventajas comparativas que ganarían puertos santafesinos como los de Rosario, San Lorenzo y Puerto San Martín, o incluso el uruguayo de Nueva Palmira.

Finalmente –y ante reclamos que se reprodujeron en toda la provincia- el Gobierno de Scioli decidió presentar a la Legislatura un nuevo proyecto, que deja en suspenso durante 180 días ese artículo 26. Así lo confirmó durante la semana que pasó Luis Herrera, administrador del puerto local, quien explicó que la medida inicial había estado motivada por dos circunstancias.

La primera, un atraso en las tarifas que permanecieron congeladas desde la década de los ‘80. El segundo, una situación que Herrera definió como "el fondo de la cuestión", y que tiene que ver con determinar cómo serán financiadas las obras que la Provincia anunció para los puertos bonaerenses, y por las cuales el Puerto de San Nicolás recibirá mejoras de infraestructura por 40 millones de pesos.

Las medidas

Al cabo de seis reuniones mantenidas con otros administradores portuarios, presidentes de consorcios de gestión y las autoridades del Ministerio de Producción de la provincia, Herrera explicó que allí les fue confirmada la suspensión del artículo 26. Y que se tomarán además, otras medidas complementarias.

La primera de ellas regirá para los puertos administrados por consorcios de gestión. Actualmente exentos de tributar ingresos brutos, esos puertos perderán ahora ese privilegio. La otra medida, tiene que ver con una actualización de tarifas por parte de cada delegación portuaria.

Se espera que ambas medidas generen los ingresos que harán posibles las millonarias obras anunciadas por la Provincia para los puertos bonaerenses.

Más allá de esta salida al conflicto del "impuestazo", Herrera volvió a pedir que "de una vez por todas, empecemos a trabajar en una ley de la actividad portuaria".

Las obras

Hay que recordar que el conflicto portuario estalló en un momento en que el Puerto de San Nicolás aguarda la puesta en marcha de importantes obras. Naturalmente, la perspectiva de una pérdida de competitividad, generó incertidumbre en torno a la concreción de estos anuncios. Pero también hay que decir que algunas dudas ya habían surgido en el marco de la profunda crisis económica internacional, y aún antes, durante el conflicto del agro.

Más allá de estas dificultades de contexto, Herrera aseguró la semana pasada, que "las obras siguen los ritmos previstos", aunque advirtió que "se sabe que la burocracia demora las aprobaciones, sobre todo tratándose de créditos internacionales".

Una de las obras más importantes, tiene que ver con la construcción de un nuevo muelle, cuyo proyecto de ejecución podrá estar listo para noviembre, lo que según Herrera, permitiría poner en marcha el proceso de licitaciones hacia mediados de 2010.

Otras obras que se esperan en el puerto local, y que llegarán antes de la puesta en marcha de la construcción del nuevo muelle, tienen que ver con un nuevo edificio de balanzas y del sector de operaciones, la potenciación de las grúas y la mejora de los accesos al predio portuario.

Comentá la nota