Las obras públicas nacionales... ¿y Mendoza?

El Gobierno nacional anunció el aceleramiento de algunas obras a los efectos de paliar la posibilidad de que los efectos de la crisis mundial influyan sobre el nivel de empleo en el país. Sin embargo, en los anuncios no figura ninguna obra a concretar en Mendoza, con lo cual la provincia vuelve a quedar postergada en la consideración nacional.
El Gobierno nacional ha hecho conocer la intención de ejecutar una serie importante de obras públicas, como un modo de enfrentar la posibilidad de un enfriamiento de la economía y paralelamente estimular la ocupación de mano de obra. Según se afirma, el Ejecutivo nacional estima invertir 40 mil millones de pesos en obras a concretarse en el corto plazo, lo que “acelerará la ejecución y la ocupación de gente”, se indicó.

Pero lo llamativo y preocupante es que entre esas obras no figura ninguna a concretarse en nuestra provincia; en su gran mayoría, tienen como aplicación zonas densamente pobladas del Gran Buenos Aires y de otras provincias, lo que lleva a pensar que puede existir un alto contenido electoral en las decisiones, habida cuenta de que el año que viene habrá comicios para la renovación de las cámaras legislativas.

No quedan dudas de que la crisis financiera global preocupa a los gobiernos y que en algunos casos ya se está sintiendo en la economía, como sucede con el reconocimiento oficial de recesión que se está observando en Alemania, Francia, España, Italia y otros países europeos, mientras otros adoptan medidas tales como inyectar fuertes sumas de dinero para evitar la caída de los bancos, como sucedió en Estados Unidos, Brasil o Chile.

En nuestro país, tal cual se ha anunciado a nivel nacional, el Gobierno intentará impulsar obras públicas de rápida concreción, para generar empleo y así morigerar la posibilidad de un crecimiento en los índices de desocupación. A ese efecto, resolvió reemplazar algunas obras de mediano y largo plazo, de ejecución plurianual, por algunas que puedan concretarse en meses.

Ello determina entonces que no se invertirán más fondos que los contemplados en el Presupuesto nacional, que estima algo más de 4 mil millones de pesos para el resto de este año y 36 mil millones para 2009.

Entre las obras a concretar en los próximos 60 días figuran la terminación del paso de Jama (que une Jujuy con Chile); la construcción de las defensas en la ruta que une Miramar con Mar del Plata; un camino en Avellaneda; colectoras de rutas en Santa Fe y una serie de colegios en otras provincias.

Para el año próximo está prevista la pavimentación de una ruta que une Córdoba con Santa Fe; otra entre Chaco y Salta, dos en La Pampa y acuerdos de pavimentación e instalación de redes cloacales y agua potable en Merlo, Ezeiza, Florencio Varela y Bahía Blanca, todas ellas en la provincia de Buenos Aires.

La simple observación de los anuncios permite establecer que Mendoza ha quedado nuevamente postergada en la consideración del Gobierno nacional y que se priorizan trabajos en las zonas más densamente pobladas del conurbano bonaerense, de Santa Fe y de Córdoba.

Más aún, se menciona la finalización de los trabajos en el paso de Jama, en Jujuy, una obra importante, por supuesto, pero no se hace alusión a la posibilidad de realización de obras en el camino internacional que une a Mendoza con Chile a través del paso Cristo Redentor, que son absolutamente necesarias y que permitiría agilizar el tránsito en una ruta que está actualmente colapsada y con problemas que se multiplican durante la época estival como consecuencia del tránsito de turistas.

Tampoco se hace mención a acelerar los trabajos para la finalización de la doble vía entre Santa Rosa y Desaguadero, tramo en el que se producen permanentes accidentes de tránsito como consecuencia del intenso flujo vehicular en una ruta que no ofrece las condiciones mínimas se seguridad por ser de una sola vía.

Pero lo más grave es que, mientras se anuncian importantes obras públicas, se informa que fue postergada para el año próximo la recepción de ofertas para la instalación del primer “tren de alta prestación”, que unirá a la Capital Federal con Mendoza y en el que la Provincia había centrado grandes expectativas.

A pesar de que existen cuatro grupos interesados -todos ellos con participación de empresas nacionales- se aduce que la decisión de suspender la apertura de sobres responde al hecho de que habrá problemas de financiamiento para que el sector privado cubra el 50% del total de la obra, que asciende a más de 8 mil millones de pesos.

Frente a ese panorama, consideramos que el gobierno de la Provincia y los legisladores nacionales por Mendoza deberán tomar cartas en el asunto y exigir que una parte de lo previsto tenga como destino obras en esta zona del país por ser de absoluta necesidad y porque Mendoza también sufrirá los efectos de la crisis, los que ya comienzan a sentirse en la actividad económica y, por consiguiente, afectan la posibilidad de mantener los índices de empleo.

De no ser así, continuaremos engrosando la lista de provincias postergadas en la consideración presidencial, lo cual habla mal del Gobierno nacional pero mucho peor de los dirigentes provinciales.

Comentá la nota