"Las obras públicas hacen a la dignidad de las personas"

Entrevista a José María Díaz Bancalari

El Diputado Nacional José María Díaz Bancalari, encabeza la lista de diputados provinciales del Frente Justicialista para la Victoria por la segunda sección electoral. A su regreso del viaje que realizó a la OIT junto a la Presidenta de la Nación, lo entrevistamos sobre éste y otros temas de actualidad.

El Diputado Nacional José María Díaz Bancalari integró recientemente la comitiva oficial que acompañó a la presidenta de la Nación Cristina Fernández de Kirchner, en su viaje a Ginebra, Suiza. Allí se desarrolló la asamblea anual de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

A su regreso, en diálogo con EL NORTE, nos decía Díaz Bancalari lo siguiente: "Fue un viaje realmente muy bueno. Todos los sectores vinculados al trabajo aplaudieron de pie el discurso de la Presidenta argentina, que formuló dos propuestas bases. Por un lado, la referida a la crisis económica internacional, donde planteó que sólo puede resolverse apuntando a la producción, el trabajo, la utilización de mano de obra intensiva, la inversión en infraestructura, y fundamentalmente apostando a un rol preponderante del Estado (algo que antes era denigrado). Por otra parte, también se planteó que la Organización Internacional del Trabajo debe integrar el grupo G-20. Al concluir su discurso también anunció que le había elevado al próximo presidente del G-20 (en este caso Obama) que invite a la OIT. Todos reconocieron la postura expresada por nuestra presidenta".

-¿Es todavía muy grave la situación económica a nivel mundial?

El panorama es tremendo. En Europa la situación es de catástrofe. Hay un tsunami de desempleo que abarca a todos los países. En Estados Unidos hay gente de clase media que está viviendo en carpa porque no pueden pagar sus casas y no tienen trabajo. Fíjense que inclusive acaban de tomar intervención en la General Motors. En la Argentina, en cambio, se le ha dado crédito a General Motors, con garantías más que suficiente de su devolución. El Estado debe seguir interviniendo en todos los casos que sea necesario para garantizar la actividad productiva y el empleo. Pero nosotros no somos el socialismo del siglo XXI como pretende serlo Chávez.

-Bueno, pero el derecho de Chávez tiene un límite: el de pagar lo que corresponde por las expropiaciones…

Chávez en realidad pagó por Sidor más de lo previsto, aunque algunos siguen quejándose. Primero iban a pagar solamente 700 millones de dólares, y al final le pagaron 1.970 millones de dólares (desembolsaron la primera cuota). Esos primeros dólares que vinieron de Venezuela debían destinarse a una inversión en nuestra zona, pero en cambio trasladaron esa plata a Luxemburgo. Si el privado no quiere, no puede o no sabe invertir para garantizar la producción, el empleo y el equilibrio social, evidentemente tendrá que hacerlo el Estado. Pero la idea de este Gobierno no es andar decidiendo expropiaciones por cuestiones personales.

-¿A usted en lo personal le gustaría que Siderar vuelva a manos del Estado?

Sería importante que el Estado tenga en sus manos la conducción del rumbo de las industrias básicas para una nación moderna. Esto es esencial para éste y otros rubros estratégicos. Pero es una opinión personal mía, que todo el Gobierno la conoce. Después de siete años de rentabilidad extraordinaria, la primera decisión fue despedir trabajadores. Ahí fue cuando dije que no deberían olvidarse que si alguna vez la empresa fue estatal, podía volver a serlo. El empresario puede perder una parte de su capital, pero el trabajador se queda sin su fuerza laborativa. Deberían saber que perder el trabajo es prácticamente salir del mundo.

Los logros

Díaz Bancalari destacó luego los logros de la actual administración kirchnerista: "Acá se ha reconstruido un proyecto soberano, nacional y popular, que trajo un gran crecimiento económico, desarrollo, generación de empleo, inclusión social, defensa de los derechos humanos, etc. Este es el proyecto que queremos defender, porque lo contrario sería retroceder. Nosotros no queremos otra vez a los Macri, que se beneficiaron con las privatizaciones. Tampoco queremos volver al 2001, con un estallido social que casi hizo desaparecer a la Argentina".

-¿Usted cree que Unión-Pro y el Acuerdo Cívico y Social son algo parecido?

Es algo muy parecido a la Alianza. Es más: su máximos dirigentes participaron en cargos jerárquicos dentro del gobierno de la Alianza. Lo veo a Gerardo Morales hablando como si hubiera nacido de un repollo, pero se olvida que fue miembro de jerarquía en el gobierno de De la Rúa. Cada uno debe hacerse cargo de lo que le toca. Yo como peronista me hago cargo de lo que pasó durante el menemismo, a pesar de que en lo personal lo combatí. Aquella vez nos ganaron el debate ideológico, y ahora debe tomar recaudos para que no nos ocurra lo mismo nuevamente.

-¿No cree que el gobierno ha tenido un estilo demasiado confrontativo en los últimos años?

No es así. En la Argentina de los comienzos del gobierno de Kirchner, cuando todo el mundo estaba aterrorizado, era muy fácil avanzar con distintas reformas. Pero ahora cada vez que queremos hacer algo surgen reacciones de los distintos sectores. Yo espero que terminemos de una vez por todas con el conflicto del campo y avancemos en los grandes acuerdos. Ahora se están dando cuenta que la Resolución 125 con las modificaciones era mejor que lo que hay ahora. El Gobierno no está buscando los conflictos, sino que se los plantean. Nosotros queremos construir en conjunto, con el apoyo de todos. Leí algunos editoriales que dan miedo, y la realidad no es así, ya que en el medio de una tempestad económica mundial se ha mantenido el superávit, la acumulación de reservas, la estabilidad del dólar, etc.

-¿Ya pasó lo peor de la crisis económica internacional?

Están queriendo creer que sí. Y todos rezamos para que al mundo le vaya bien, porque eso nos beneficiará a los argentinos.

Las obras públicas

Finalmente Díaz Bancalari se refirió a las numerosas obras públicas que se están ejecutando en San Nicolás: "Algunos no saben lo que es abrir una canilla y que les salga aceite en lugar de agua, porque el bombeador se rompió; o que se llenó el pozo de cloacas o se le terminó la garrafa y no puede bañarse. Todas las obras públicas que se están haciendo en San Nicolás hacen a la dignidad de las personas, y permitirá que todos accedan a los servicios básicos".

-¿Qué cree usted que valorizará la gente a la hora de votar?

Salvo que se vuelvan irracionales, la gente va a recordar lo que pasó hace poco tiempo. En nuestra zona las ciudades eran prácticamente fantasmas, y ahora es el lugar donde más autos 0 km. se patentan y donde mejores salarios se pagan. El círculo virtuoso es así: cuando alguien consigue trabajo o mejora su salario, adquiere cosas que no tenía hasta ese momento. De esa manera se necesita que alguien produzca más, y para ello hay que tomar más trabajadores y mejorar los sueldos. Así se pone en marcha la rueda productiva.

Comentá la nota