Obras del Plan Federal, sin respuestas

Celcosur S.R.L., empresa adjudicataria del Plan Federal de Viviendas abandonó las obras hace más dos semanas. Ya había retaceando el pago de jornales a empleados y obreros y la construcción, a la que la empresa accedió mediante una licitación, se estuvo parada varias veces. Cuarenta trabajadores- muchos de ellos extranjeros- quedaron literalmente en la calle a causa de una estafa o algo así que perpetró la empresa al desaparecer sus titulares o referentes habituales y no pagarles lo que se ganaron esforzadamente.
Celcosur S.R.L. estaría en situación de quiebra y es probable que deje de funcionar como tal. Las obras están paralizadas, los empleados y obreros ya no trabajan. El Gobierno Provincial, el Instituto de la Vivienda, el Plan Federal o el organismo a quien le corresponda deberían poner orden en una situación de tamaña gravedad.

Por ahora todo es incertidumbre. La falta de controles a los oferentes en licitaciones, la corrupción generalizada o vaya a saber qué elemento nefasto, ponen en peligro las viviendas de gente necesitada. El Estado Provincial no toma cartas en el asunto y el Ministerio de Trabajo se mueve dentro de su exasperante burocracia con tiempos que no son los mismos de los estómagos de 40 trabajadores y sus familias.

La Municipalidad trató de solucionar el problema, que presenta dos frentes: los obreros que quieren cobrar algo para sobrevivir y la obra en sí que, abandonada, priva de vivienda a unos 70 adjudicatarios esperanzados en un Plan Federal que hace agua por todos lados.

Pero el Municipio, a través de gestiones y viajes permanentes de la Intendente, la Secretaria de Obras Públicas y Asesoría Letrada, no logra destrabar la situación. La Provincia no sabe/no contesta y la Nación tampoco, embarcados sus funcionarios en la carrera por ganar o hacer un papel digno en las elecciones de junio.

Y eso que estamos en tiempos preelectorales. Ni eso los salva a los trabajadores que deambulaban por Areco dando un lamentable espectáculo de abandono y mendigando alguna "changa" para subsistir mientras no quieren ni pueden retirarse del lugar para tratar de recuperar algo de lo perdido.

Quizás los organismos de Gobierno deberían recordar aquello de proteger a los más débiles, a los desvalidos- que estos obreros no son otra cosa-, la declamada justicia social que tendrían oportunidad de practicar. Olvidar por un momento las elecciones y al menos dar la cara para encontrar una solución.

Algunos dirigentes políticos han tomado el asunto como para tratar de buscar una solución a través de relaciones con los gobiernos provincial y nacional. Pero estos procesos son lentos ya por vías normales: empiezan con intimaciones que generalmente ni son recibidas por estos delincuentes de guante blanco que desaparecen sin dejar rastros y que, quizás en próximas licitaciones, se presenten amparados en otras siglas y sigan estafando gente al amparo de la falta de controles más eficientes.

El Municipio seguramente se hará cargo de la continuación de la obra, pero del personal ahora vacante no se sabe quién se hará cargo.

La obra incluía la construcción de 71 viviendas sociales y obras de infraestructura (gas natural, agua corriente, cordón cuneta) en San Antonio de Areco y Villa Lía. El estado de avance es de un 75 a 80 % de finalización de obra.

El desenlace todavía es imprevisto: una verdadera vergüenza.

Comentá la nota