Obras hídricas de alto impacto social y productivo para evitar inundaciones

Obras hídricas de alto impacto social y productivo para evitar inundaciones

En Empedrado se construye un puente desde cero. En San Luis del Palmar, mejoran la estructura de otro nexo.

El Gobierno provincial, a través del Ministerio de Obras y Servicios Públicos, ejecuta dos obras de suma importancia para las zonas rurales de San Luis del Palmar y Empedrado. Se trata de la construcción de un puente sobre el arroyo Riachuelito y otro ubicado en el tramo entre la ruta 10 y Parada Coco. 

El ministro de Obras y Servicios Públicos, Bernardo Rodríguez, y el titular de Vialidad Provincial, Justo Espíndola, recorrieron la zona donde se realizan las obras de conexión que mejorarán el paso de los pobladores, como así también la circulación de vehículos que transportan la producción local. 

En Empedrado y San Luis del Palmar, el efecto de las crecidas del río exigió la intervención del Estado provincial para brindar  soluciones definitivas de impacto social y productivo.

“Son puentes de mucha necesidad que mostraban un alto nivel de degradación”, reconoció Rodríguez, que explicó que los trabajos se iniciaron “por una decisión del gobernador Gustavo Valdés”.

Según el titular de Obras y Servicios Públicos, los trabajos consisten en “mejorar estructuralmente un puente y construir otro desde cero”. Destacó que los proyectos de mejoras se realizaron “con proyecciones a décadas de crecidas extremas”. Es decir que ambos puentes podrán soportar el impacto que generen crecidas considerables del río.

En Empedrado, a pocos metros del kilómetro 985 de la ruta nacional 12, en el acceso a Parada Coco, se construye un puente que permitirá que en temporada de crecida el agua corra sin barreras. Desde Obras consideran que  esto “solucionará la mitad del flujo hídrico” de la Perla del Paraná.

“Es una obra emblemática y muy necesaria para las familias de dicha zona por el estado en el que se encontraba, pero con esta decisión del Gobierno provincial anunciada en mayo por el gobernador Gustavo Valdés no solamente aseguramos transitabilidad a los lugares de trabajo, de estudio, sino que permitirá la salida de la producción, con una mirada a 60 años de extrema creciente”, manifestó Rodríguez.

El nuevo puente es una demanda de los lugareños y los trabajos que se realizan aliviarán considerablemente el problema que se generaba cuando las precipitaciones son intensas o cuando e río crece por la apertura de compuertas de represas río arriba.

El puente que es mejorado en sus condiciones generales se ubica en San Luis del Palmar, por la ruta provincial cero, entre las rutas provinciales 3 y 8, más precisamente sobre el Riachuelito. Allí primero se desmantelaron los 30 metros de largo y 4,5 metros de ancho del puente que data de hace tres décadas y que mostraba un nivel de deterioro de su estructura. “Se cortó el tránsito en la ruta tras las últimas inundaciones donde se vieron problemas en el pilotaje. Eso permitió trabajar bajo las mismas condiciones técnicas”, detalló Rodríguez. 

Según se informó desde la Provincia los trabajos de acondicionamiento del puente de San Luis del Palmar permiten mayor capacidad de carga a la permitida en la vieja estructura, donde solo transitaban vehículos livianos.  

“Además de brindar seguridad también estamos abriendo otra alternativa para la salida de la producción que es mucha en esta zona”, destacó el funcionario provincial.

Coment� la nota