Obras escolares retrasadas por falta de pago

Ninguno de los trabajos que realiza la cartera educativa provincial en la ciudad se cumplirá en el plazo estipulado y, además, sufrirán otra postergación, por determinación empresarial.
Las tres refacciones de importancia que la Provincia realiza en la ciudad en dos escuelas secundarias y una terciaria se encuentran demoradas ante la falta de pago a las empresas contratadas.

Asimismo, a la paralización de los trabajos realizada entre mayo y junio, debe sumarse la reducción de personal y del ritmo laboral que se llevó a cabo en el presente mes.

Los trabajos en cuestión tienen que ver con los arreglos en sanitarios y techos de la Escuela de Artes Visuales (Zapiola 247), la Escuela de Educación Media Nº 1 y la Escuela de Educación Técnica Nº 1 (ambas de Ingeniero White), que afectan a dos mil alumnos, desde los 12 años.

Además, en todos los casos se trata de tareas necesarias desde hace una década, pero que una vez que la Provincia las incluyó en el plan de infraestructura, estuvieron los últimos cuatro años licitándose sin oferentes.

Incluso, en Artes Visuales se utilizan baños químicos desde hace un año, por las malas condiciones de los sanitarios.

La empresa que realiza la obra de refacción de sanitarios y cubierta en la Escuela de Artes Visuales (que ya paralizó la educación durante un mes y medio por el retraso en el pago de los certificados), admitió que, de no recibir el pago de dos certificados que ya vencieron, deberá desacelerar el ritmo de los trabajos.

De por sí, la construcción de los sanitarios y el arreglo del cielorraso ya no se terminarán en fecha (deberían estar listas el mes próximo, porque la obra tenía un plazo de 150 días), porque la firma procedió a la suspensión de las tareas al debérsele dos certificados.

La obra, que tiene un presupuesto de 146 mil pesos, es clave para la institución, que luego de solicitar los arreglos durante largo tiempo, consiguió que se incluyeran en un plan provincial, que estuvo varios años sin licitarse por falta de oferentes.

En este momento, cuando las tareas deberían estar concretadas en un 90%, se encuentran apenas en el 55 por ciento, persistiendo las filtraciones.

Benito Vejar, titular de Vejar Construcciones, admitió que deberá dejar la obra casi sin operarios, si en los próximos días no se le abonan 40 mil pesos, correspondientes a los certificados ya vencidos.

Vejar afirmó que ya de por sí, el monto total de pago está devaluado, habida cuenta que la obra fue cotizada en 2008, y el aumento de los costos ya la hace deficitaria.

"A eso hay que sumarle que el retraso en el pago motiva deudas con proveedores, que a su vez nos cobran entre un 10 y un 15% de intereses, por lo que cuanto más se demore, más debemos". El empresario indicó que sólo en baldosas, adeuda 4.000 pesos.

Por su parte, Fabio García, a cargo de las reparaciones de la EEM Nº y la EET Nº 1, indicó que las dos instituciones deberían estar ya listas, pero les resta un 15% y ese porcentaje no se reducirá, porque limitará el ritmo de trabajo si no le abonan la deuda en las próximas horas.

García suspendió totalmente los trabajos en dos instituciones de Coronel Pringles (el jardín Nº 904 y la EPB Nº 11), también por falta de pago.

"En las de Bahía, en ambos casos falta el 15%, pero no puedo hacer frente a los gastos", indicó.

Días antes de las elecciones, los empresarios percibieron parte de los certificados adeudados desde febrero, por un total de 200 mil pesos, pero en estos momentos, la deuda rondaría los 200 mil pesos.

Trabajos terminados, pero que siguen impagos

Los trabajos de la EPB Nº 69, del barrio Patagonia, ya están culminados, pero a la firma le adeudan 40 mil pesos de un certificado ya vencido.

Humberto Santos, titular de Incotec, indicó que culminó la obra como pudo, habida cuenta el serio retraso financiero que registró entre abril y junio.

En la institución, se procedió al recambio de 270 metros cuadrados de membranas, 600 metros cuadrados de chapas y 200 metros de cañería pluvial y se colocaron 30 bocas de desagüe, para solucionar las repetidas inundaciones que padecía el edificio.

"Lo mío ya está, aunque no el pago, por lo que aún le debo a los proveedores y tampoco pude pagar varios impuestos", destacó.

La obra tenía un presupuesto de 176.273 pesos, con un plazo de ejecución de tres meses. Además del certificado ya vencido, Santos tendrá pendiente de pago, en 20 días, el último cheque, de 16 mil pesos.

Comentá la nota