Las obras de drenaje resolverán antiguos problemas de anegamiento en esta ciudad

Están en vísperas de culminar los trabajos encomendados por el gobierno de la provincia a través de la UCAP, esto es la Unidad Central de Administración de Programas , para la construcción de la nueva red de desagües pluviales y drenajes urbanos y barriales en la ciudad de Formosa que permitieron resolver antiguos problemas de anegamiento que generaban inconvenientes y causaban severos daños materiales a los vecinos.
Las ultimas lluvias permitieron comprobar la efectividad del sistema ya que a poco de producirse el drenaje era casi espontáneo tanto en la zona del microcentro y centro de esta capital cuanto en populosas barriadas que ahora verán en funcionamiento una obra que solamente pudo ser apreciada durante su ejecución ya que todas ellas son subterráneas.

Los trabajos – que están prácticamente listos- demandaron una inversión cercana a los 46 millones de pesos y vienen a resolver una situación que había generado quejas y reclamos perseverantes de la ciudadanía que halló eco en la gestión del gobernador Gildo Insfrán quien tomó la decisión política de que se realizasen las obras, según las referencias de los responsables de la obra.

A la labor en los sectores periféricos se le incorpora la ciudad con la rehabilitación del drenaje urbano de la zona centro que comprende los barrios Independencia, Don Bosco y San Martín.

La ingeniera Stella Maris Manzur, titular de la UCAP, brindó detalles de los trabajos ejecutados para el desarrollo de los desagües pluviales en el sector céntrico, destacando que se trata de una obra envidiable para cualquier ciudad capital de otras provincias, no solamente por el grado de inversión y de complejidad sino por el efecto final, que es la incorporación de grandes conductos principales que hacen a la infraestructura importante de la capital formoseña y a la solución de problemas en los dias de lluvia.-

Dijo que después de lluvias como las que se han registrado se puede comprobar que en esquinas en las cuales se producían grandes anegamientos de sus bocacalles, con hasta 70 centímetros de agua en determinados lugares, se puede transitar con normalidad apenas cinco minutos después de las precipitaciones.

Sitios críticos

Entre los sectores críticos citó a las intersecciones de Eva Perón y José María Uriburu; Eva Perón y España ; Belgrano y Uriburu; Maipú y 9 de Julio; Pringles y Julio A.Roca; Maipú y Sarmiento; Uriburu y Mitre y Fontana y Uriburu, entre otras.

“Por eso es que apelamos a los vecinos para recordarles que la ciudad es de todos y tenemos que cuidarla”, exhortó para sugerir que a la basura se la deposite en las bolsas para residuos y estas, a su vez, en los canastos metálicos.

Explicó que de no ser así genera contratiempos ya que al dispersarse tapan las rejas de los sumideros y esto atenta contra el normal funcionamiento de los desagües pluviales.

“Por ello -solicitó Manzur- apelamos a un cambio de habito en aquello de depositar la basura a las esquinas, porque si todos ponemos un granito de arena, tendremos una ciudad mas limpia”.- Como dato valioso, la funcionaria evocó la presencia de estas importantes precipitaciones ocurridas durante el llamado fenómeno del Niño en el primer semestre del año 1998, mas precisamente los días 13 y 14 de abril específicamente, cuando inhabilitaron y destruyeron parte del sistema existente de drenaje en los sectores ahora tratados.

Alternativas de solución

Teniendo como premisa las deficiencias encontradas en el sistema para tormentas de distinta recurrencia y los puntos señalados como conflictivos por las autoridades municipales, se plantearon distintas alternativas de solución para el drenaje de los excedentes pluviales, generados por tormentas de cinco años de recurrencia, en los barrios San Martín, Don Bosco e Independencia dijo Manzur quien reveló que a partir de dicha tarea se ejecutaron los conductos de las redes principales sobre Mitre, 9 de Julio, San Martín, Jose María Uriburu, Hipolito Irigoyen, Mariano Moreno, Junín, González Lelong y España.

La funcionaria también aludió a las obras de desagües pluviales ejecutadas en los sectores Suroeste, Noroeste y Antártida Argentina que comprende una superficie de casi 800 hectáreas.

El sector Suroeste comprende los barrios Virgen del Rosario, San Juan Bautista, Liborsi, Incone y El Pucú, en una superficie de 220 hectáreas donde se desarrollan 1.319 metros de conducto principal de hormigón armado; 392 metros de conducto secundario de hormigón armado; 801 metros de caños de hormigón; 1.732 metros de canales a cielo abierto y 160 sumideros de hormigón. Entretanto, el sector Noroeste está comprendido por los barrios San Francisco, Villa Lourdes, Barrio Vial y Balbín, en 108 hectárea donde se desarrollan 1.741 metros de conducto principal de hormigón armado;1.138 metros de conducto secundario de hormigón armado; 835 metros de caños de hormigón;1.000 metros de canales a cielo abierto y 168 sumideros de hormigón.

Finalmente, aparece la cuenca Antártida Argentina sobre 446 hectáreas que involucra a los barrios San Pedro, 2 de Abril, La Negrita, Coluccio, Virgen de Itatí, La Paz, J.M.de Rosas, Guadalupe, Fontana, San Antonio, Solano Lima, Venezuela, Parque Urbano y Vial. Allí se desarrollan 426 metros de conducto principal de hormigón armado; 200 metros de conducto secundario de caños de hormigón y doce sumideros de hormigón. En dichas cuencas en desagües pluviales de los barrios, se afectó, según Manzur, un presupuesto de 16.500.000 pesos.-

Comentá la nota