Obras Cloacales - Aguas de Zárate "No podemos garantizar el estado del resto del colector"

Preocupantes declaraciones del presidente de Aguas de Zárate sobre la eficacia y durabilidad de las obras cloacales llevadas adelante hace algunas semanas en la Avenida Mitre y Gallesio. Las mismas están finalizadas; pero aún no se garantiza el correcto funcionamiento, por lo que los vecinos no se podrán quedar tranquilos ante esta problemática.
En la jornada de ayer, en una charla exclusiva con EL DEBATE, el presidente de Aguas de Zárate SAPEM, Claudio Massarini, señaló que a pesar de haberse llevado a cabo diferentes obras en el mes de mayo, en busca de solucionar la problemática de los colectores cloacales en Rómulo Noya y Gallesio, y en las zanjas de la zona de Avenida Mitre, en las vías donde circulaba el ex-ferrocarril Urquiza, no se tienen las garantías sobre el correcto funcionamiento del colector de la calle Gallesio.

La palabra del presidente trascendió luego de que llegara a nuestras manos una Resolución que sancionó el Honorable Concejo Deliberante de la ciudad de Zárate, que se dirige al Departamento Ejecutivo Municipal para que tome rápida intervención en el problema de los olores nauseabundos que hay en una amplia zona de la ciudad, cercana a las Avenidas Mitre, Lavalle, Gallesio, y calle Pelegrini, así como zonas aledañas.

Pero particularmente, el detonante que llevó a comunicarnos con Claudio Massarini, fue que en el Artículo Nro 2 de esta Resolución, el Concejo solicita que en un tiempo perentorio se emplace a la empresa Aguas de Zárate SAPEM para que finalice (dentro de la lógica técnica y operativa) las tareas de reparación sobre redes cloacales que viene desarrollando en la zona y que dé seguridad a la continuidad de los servicios públicos de la misma.

Sin garantías

Ante la interrogativa que planteó EL DEBATE acerca de si la gente puede estar tranquila de que no va a haber una emergencia, o que la medida implementada fue "haber atado con alambre" la situación, el presidente de la entidad manifestó lo siguiente.

"Es mitad no y mitad sí. El no, es que no fue atado con alambre sino que se hizo un trabajo que por la conclusión y por el personal que esta acá en la empresa desde hace muchos años en cloacas, este problema estaba desde hace muchísimo tiempo y es la primera vez que se hizo esto tan a fondo, de secar la cámara y de solucionarlo bien desde el punto de vista técnico-constructivo. Eso es lo más positivo de todo".

"Lo que no podemos garantizar, que es lo que venimos diciendo en estos meses que estamos al frente de Aguas de Zárate, es el estado del resto del colector de la Avenida Gallesio", resaltó Claudio Massarini acerca de este inconveniente.

En tanto indicó que se comprobó, gracias a un suministro de alta tecnología, que el colector posee algunas deficiencias en su construcción.

"Te digo como una absoluta primicia, inclusive que AYSA nos envió un equipo de televisión, por el cual le hicimos una videoendoscopia a un tramo del colector cloacal desde Ameghino hacia Rómulo Noya, y pudimos detectar algunas deficiencias constructivas. Esto es una maravilla de la técnica moderna que nos pusieron al alcance".

Líquidos a cielo abierto

Por otro lado, el máximo mandatario de Aguas de Zárate, no negó que haya derivado por cielo abierto o por el zanjón que pasa por el costado del Diario, líquidos cloacales, lo que generó durante un largo tiempo, un olor nauseabundo, principal queja de los vecinos de la zona.

"No lo niego. Lo que estoy explicando que todo ese trabajo que se hizo con este equipo de AYSA, que vino y que estuvo trabajando prácticamente toda la semana -del 18 al 23 de mayo- justamente lo que se tuvo que hacer es achicar, o sea, poner tapones para derivar y desviar el líquido cloacal, que fue por el zanjón del ex Urquiza, y así poder secar la cámara ésta, problemática de Noya y Gallesio, y de esa ma-nera poder trabajar".

"Ahí trabajó personal de Aguas de Zárate a ocho metros de profundidad, y primero se tuvo que secar. A continuación sacar los restos del escombro de esa demolición, luego hormigonar el fondo, y después reconstruir parte de la pared de la cámara, que era donde estaba la boca de entrada al caño; eso se hizo con mampostería y después se rellenó parte de la gruta".

"Eso quedó concluido el viernes 22 de mayo, y se dejó todo tapado, sin líquido, hasta el martes 26 de mayo en el cual se sacó el tapón del colector de la Avenida Gallesio para observar cómo se comportaba. Felizmente, hasta este momento, el resultado ha sido favorable", evidenció Massarini al respecto.

Si bien el presidente de Aguas de Zárate SAPEM, aseguró que las obras fueron realizadas de forma satisfactoria, debido a la falta de seguridad al hablar de las mismas y su evolución para los próximos meses, se instaló la duda en la gente que ya comenzó a especular con que realmente las construcciones realizadas serán una solución o si seguirán los conflictos.

Sólo el tiempo dará una respuesta.

Comentá la nota