Obras bajo sospecha

Clarín publicó ayer que un informe de la Auditoría General de la Nación, que encabeza Despouy, muestra supuestas irregularidades en fondos destinados a obras públicas.
Entre 2005 y los primeros meses de 2008 se desembolsaron 1.817 millones de pesos para obras ferroviarias.

El informe de la Auditoría, que lleva la firma de cinco de sus siete miembros, involucra a la secretaría de Transporte en ese momento bajo el mando de Ricardo Jaime y a las empresas Metrovías, TBA, Ferrovías y Ferrocentral y a la carguera Nuevo Central Argentino (NCA).

Según la Auditoría, hubo adjudicación directa a los concesionarios y se autorizó simultáneamente la subcontratación de los trabajos por parte de éstos. "Las obras se deciden sin estimaciones previas de costos y dependen de los datos y los presupuestos que pasan los concesionarios", dice la AGN.

La AGN menciona que en Ferrocentral, que opera trenes de larga distancia, los gastos en los servicios entre Villa María-Córdoba y Córdoba y Retiro no fueron transparentes. Y duda de la reconstrucción de trenes que llevó adelante TBA.

Comentá la nota