Las obras anunciadas por De Vido y financiadas por el Estado nacional avanzan a ritmo lento

"Cruel en el cartel, la propaganda manda cruel en el cartel", es parte la letra del tango "Afiche", que Homero Expósito inmortalizó junto a la música de Atilio Stampone.

Así como otros célebres tangos, estas canciones vuelven a resignificarse cotidianamente, una característica que los impregna en el imaginario popular.

El ejecutivo inició, desde marzo de este año, una maratón de obras públicas, algunas financiadas por el Estado nacional, provincial y otras con recursos municipales.

Hoy, en esos carteles, en esos grandes afiches de obra diseminados por la ciudad, descansa la ilusión de todos los zarateños y la promesa de las autoridades, junto a los plazos de obra y el presupuesto oficial de cada una de los proyectos anunciados por el Ejecutivo, conjuntamente con el Ministerio de Planificación Federal.

Uno de los carteles con la información de la obra de Lavalle

Uno de los carteles con la información de la obra de Lavalle

Los trabajos que se están realizando

Los trabajos que se están realizando

Por estos días, el Ejecutivo municipal entregó un informe de todas las obras iniciadas, fue así cómo comunicó que Avenida Lavalle tiene un avance de obra del 25%, en donde se están realizando trabajos de bacheo profundo, de frezado por etapa y cuadras alternativas. También, anunciaron que, en los próximos días, se comenzará a materializar los canteros centrales y el replanteo de cordones y separadores de tramos terminados.

El plazo de obra que figura en el cartel es de 270 días, sin embargo hoy lleva un poco más de 110 días y tan solo se terminó el 25 %, lo que permite calcular que el proyecto se encuentra notoriamente atrasado. Su presupuesto oficial era de $ 4.995.309.

En Antártida Argentina, se están realizando obras de ensanche y repavimentación en el marco del programa denominado "Municipio+ Empresas x la ciudad". Una parte de esta obra estaba financiada por la comuna y la siguiente por el Gobierno provincial.

Para la obra, se ha estimado una superficie a pavimentar con hormigón simple de aproximadamente 1.400 m² y asfáltico de aproximadamente 36.778 m². El boulevard tendrá una extensión de 3 metros, y la avenida se ensanchará 5 metros hacia ambos lados con banquinas de dos metros y medio de anchura. El plazo para la terminación es de, aproximadamente, un año (365 días corridos contados a partir de la recepción provisional de la obra). Actualmente, y según lo informado por el Ejecutivo, la obra se encuentra en un avance del 35 %. Admitieron retrasos al tener que correr cableado de electricidad, algo que no estaba contemplado, pero confirmaron que se están haciendo trabajos de alcantarillado y se están colocando luminarias. Su presupuesto oficial es de $ 10.995.524.

"Se rifa el corazón"

Ambas obras se anunciaron el 22 de abril, mediante en una visita del Ministro de Planificación Federal, Julio De Vido.

En lo que denominó "Obras a iniciarse", el polémico funcionario anunció la firma de una "Nota compromiso de Adelanto Financiero" para la pavimentación de 160 cuadras, en el marco del "Programa de Asistencia Financiera de las Áreas Periurbanas de las grandes ciudades" por un monto de $ 22.800.000; la "Puesta en valor" de Plaza Italia por $ 598.000 y, dentro del área de Saneamiento, la firma de convenios por la extensión de las redes domiciliarias de cloacas, un nuevo pozo de bombeo y la ampliación de la cloaca máxima por más de $ 5.000.000. Luego, otras dos grandes obras, el tablestacado de la defensa costera por $ 20.000.000 e hizo la entrega de la "No Objeción Técnica y No Objeción Financiera" de tres obras de desagües pluviales, con una inversión de más de $ 40.000.000, que ya habían sido anunciadas por el Ejecutivo municipal en febrero.

Asimismo, De Vido anunció que se comenzará la construcción de un nuevo Centro Cultural, la ampliación de la Unidad Sanitaria de Lima, y la construcción de la nueva terminal de ómnibus sobre la Ruta Nacional Nº 12, en la entrada a la ciudad. Tres obras por un monto de 8 millones de pesos. Todas registran un total de 143 millones de pesos.

Esto le costó al intendente Cáffaro, ir pegado con una boleta kirchnerista y representando un partido vecinalista; admitiendo públicamente, "que él dejaba de lado la ideología por las obras públicas". De esta manera, e invocando a un pragmatismo inexpugnable con tintes futbolísticos, llamó a votar a su lista y ponerse "la camiseta de Zárate", aunque esa camiseta tuviese marcada en su etiqueta una letra "K".

"Y apareces tú, vendiendo el último jirón de juventud"

Si bien muchas de las obras están siendo financiadas por el Estado Nacional y Provincial, apareció el Estado municipal, financiando ciertos trabajos con sus fondos, como es el caso de una parte de Antártida Argentina, la remodelación del Galpón Cultural (quemado en "ocasiones extrañas" en un período pre eleccionario hace dos años) y la remodelación de las oficinas de la subsecretaría de Bienestar Social, en el viejo tanque de agua.

Muchas de las propuestas de los partidos opositores era tratar de financiar ciertas obras con fondos municipales para asegurar que se lleguen a terminar en tiempo y forma, y de esa manera evitar asociarse con el oficialismo. Sin embargo, varias obras se están llevando a cabo, incluso a un ritmo mucho más rápido que las financiadas por el gobierno nacional o provincial.

"Cruel en el cartel, te ríes, corazón, dan ganas de balearse en un rincón"

Si bien estos carteles de obra no fueron la inspiración poética de Homero, a él le hubiese gustado que se realicen tantos proyectos en la ciudad para mejorar la calidad de vida de todos los zarateños. Aunque, como todo vecino, estaría interesado en que se terminen en los tiempos y plazos determinados.

Actualmente, las obras presentaron diferentes dificultades lo que provocó que algunas avancen a un ritmo lento, como Avenida Antártida Argentina y Avenida Lavalle.

A cuatro meses de la visita de De Vido, y con una derrota política del kirchnerismo de por medio, mucha gente vuelve a preguntarse si llegarán los fondos para que las mismas se terminen. El escepticismo se apodera una parte de los zarateños que solamente ven cómo la ciudad permanece sitiada de obradores y obras en construcción.

Comentá la nota