Una obra que es la solución ambiental para las presentes y las futuras generaciones

El proyecto técnico fue elaborado por Obras Sanitarias y aprobado por el Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (ENOHSA), financiado en un 80 % por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). OSSE aporta el 20% de la inversión total, que es cubierto a través del Fondo de Infraestructura. A fines de 2014 las tareas contemplaban un presupuesto de aproximadamente 400 millones de pesos pero, luego de una actualización de mayores costos, ese monto oscila en la actualidad en los 700 millones de pesos.

Con una concepción más moderna y un mejor equipamiento, y a través de instalaciones que garantizan el cumplimiento de estrictas medidas de cuidado ambiental, la EDAR llevará a cabo la extracción y la gestión de sólidos, arenas, grasas y aceites procedentes de los conductos cloacales antes de que el emisario submarino (de 4 kilómetros de longitud) realice la descarga al medio marino.

Esta Planta duplicará la capacidad de tratamiento de la planta actual (el caudal pico de diseño es de 8 metros cúbicos por segundo), facilitará la integración de todas las fases del proceso en el corto plazo y estará lista para ampliaciones que le permitan cumplir con requerimientos futuros.

Fue concebida para brindar servicio a una población estimada de 1.800.000 habitantes y contempla el procesamiento de los efluentes provenientes del colector Santa Clara del Mar.

En síntesis, además de cumplir con el objetivo de proteger el ecosistema marino, permitirá revalorizar la zona norte de la ciudad y mejorar la calidad de vida de toda la comunidad.

REUTILIZACIÓN DEL AGUA

Se utiliza agua de proceso microfiltrada para todo el sistema de agua de proceso necesaria para el lavado y funcionamiento de los equipos de la EDAR. Para ello se emplea efluente tratado previo a su vertido, del cual se capta mediante bombas el líquido que es sometido a un proceso de microfiltrado de 0,2 mm para que alimente a la red presurizada de agua de sistema de la EDAR.

De esta manera se suministra agua reutilizada para la operación principalmente de: las cribas rotativas, compactadores, sistema de acondicionamiento de grasas, equipos clasificadores de arenas, y para el riego del filtro biológico.

EL PROCESO EN DETALLE

Mar del Plata y Batán cuentan con un sistema cloacal compuesto por cuatro cloacas máximas que conducen los líquidos cloacales a la nueva planta de tratamiento erigida en la costa norte de la ciudad.

En la fase inicial, el efluente crudo ingresa a un foso donde se retiran materiales de elevada densidad y apreciable dimensión, como palos, piedras y otros elementos similares. Luego, parte en tres canales hacia las rejas gruesas, con barras de acero inoxidable separadas entre sí por 40 milímetros. Los sólidos interceptados son retenidos en contenedores, mientras que el líquido sigue su curso hacia un único colector que, sin embargo, se bifurca en dos pozos de bombeo simétricos.

A continuación, por el accionar de bombas elevadoras, el caudal es conducido en un canal elevado que se ensancha y acomete hacia el sector de rejas finas, con una distancia entre barras de sólo 10 milímetros. El desbaste es realizado a través de tamices rotativos autolimpiantes: los sólidos separados en esta fase son descargados en contenedores y el líquido pasante es derivado hacia los desarenadores, equipos que realizan la extracción de las arenas mediante efecto de gravedad.

A su vez, las materias de menor densidad, como aceites, ascienden a la superficie y forman una capa flotante, donde interviene un puente barredor de grasas. Para facilitar esta tarea, se insufla aire a través de sopladores.

Después, el líquido es trasladado hasta un canal de distribución que desemboca en las cribas rotativas. Allí se combinan las funciones de tamizado, lavado, transporte, compactado y deshidratación de los sólidos. El material resultante también es dispuesto en contenedores.

Finalmente, las aguas tamizadas se recogen en un canal colector común, derivan a una cámara vertedero y, por último, escurren por un conducto que evacua el agua tratada a la estación elevadora del emisario submarino.

Vale destacar que todos los procesos de la EDAR están automatizados y controlados por un sistema de computación que se maneja desde el tablero de control ubicado en el edificio principal.

Asimismo, debe agregarse que el ciclo de tratamiento cuenta con un sistema de extracción de gases de los recintos cerrados y filtros biológicos que permiten preservar la calidad del aire

UN DESARROLLO SUSTENTABLE

El proyecto técnico surgió como consecuencia de un proceso de estudio y evaluación llevado adelante por OSSE, con el acompañamiento de especialistas de numerosas instituciones.

Con su puesta en marcha, se prevé dar continuidad al programa de monitoreo del efluente y la descarga dentro de un Plan de Manejo Costero Integrado, a fin de evaluar los resultados y afianzar el compromiso con el cuidado del medioambiente.

PLANTACIÓN DE ESPECIES ARBÓREAS 

En su diseño se ha previsto desarrollar un cordón de forestación perimetral, que permitirá la aislación de ruidos y olores, realizando además una importante contribución al paisaje urbano. En todo el frente costero del predio, en una extensión de 1300 metros, se plantaros 5 filas de árboles: las 2 primeras de tamarindos, las 2 siguientes de acacias y la más interior de pino ciprés. En el perímetro en derredor de la Estación Depuradora, se plantaron 2 filas de eucaliptus. De esta forma, en total se plantaron más de 2.700 especies.

Coment� la nota